"200 bombas rodantes en la carretera"

Tráfico multa a 200 conductores cada fin de semana en las rutas de la movida

Vilagarcía-Cambados-Sanxenxo, 29 kilómetros, media hora escasa de trayecto. A Merca-Celanova, quince minutos en coche por carreteras secundarias del sur de Ourense. Las rutas de la movida en la tierra de las 10.000 aldeas se cuentan por triángulos difíciles de vigilar para la DGT. Melide, la localidad de donde partieron los cinco jóvenes muertos el fin de semana en dos accidentes distintos, es el vértice de uno de esos itinerarios que se tornan imposibles los fines de semana.

Los mapas de las autoridades de Tráfico señalan otra docena de trayectos peligrosos. En el sur de la provincia de Lugo, la peregrinación de cada sábado concluye en Muimenta, en el ayuntamiento de Cospeito. Una macrodiscoteca convoca allí a miles de jóvenes de toda la comarca llegados de Vilalba e incluso de la capital. Y también a varias patrullas de la Guardia Civil que matan la noche apostadas en las cunetas para erradicar la muy habitual mezcla de alcohol y volante. Lo mismo en Boiro, A Pobra y Ribeira, en el Barbanza, o entre Chantada y Monforte, por citar otras de las rutas de ocio más concurridas.

Las patrullas de la Guardia Civil hacen soplar cada fin de semana a entre 10.000 y 12.000 conductores en toda la comunidad. Si se atiende al porcentaje, muy pocos dan positivo, apenas el 2%. Pero en términos de seguridad, 200 pilotos bajo los efectos de alcohol por carreteras de segunda, son "200 bombas rodantes". La frase es del coronel jefe de la Comandancia de Tráfico en Galicia, José Luis Ulla, quien confiesa: "Es una suerte que no haya más muertes". De hecho, exhibe orgulloso las estadísticas que ratifican una disminución del 40% en los accidentes de madrugada durante los últimos dos años. El informe que ultima por encargo del fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, señala que hace sólo cuatro años en las carreteras gallegas se mataban más de 300 personas. En 2008 fueron 194. "Pero no cabe aludir a la fatalidad, a algo fortuito para explicar accidentes como el de Arzúa o Toques con causas muy concretas", apunta Ulla, quien lleva día y medio lamentando que los jóvenes de Friol no hubieran cogido el Noitebús, el transporte de la Xunta que les hubiera dejado en la zona de marcha de Melide a primera hora para recogerlos a la puerta de la última discoteca sobre las seis de la mañana, a cambio de un euro por cabeza.

Durante el año pasado, esos autobuses transportaron de noche a 236.450 personas, el triple que el ejercicio anterior. La Consellería de Política Territorial invirtió en la iniciativa más de 3,7 millones de euros. Pero todavía hay muchos jóvenes reacios a subirse a los ómnibus de la Xunta, que fijan el regreso a casa por el libro, ajenos a las prórrogas que se conceden a sí mismo algunos empresarios de bares y discotecas. Asociaciones como Stop Accidentes vienen reclamado desde hace años que los controles se hagan más tarde y no se levanten a media madrugada. Sospechan que algunos conductores estiran la noche para no encontrar agentes en el camino de regreso. Ulla niega la mayor. Recuerda que el primer turno de la Guardia Civil también porta alcoholímetros, si bien el prolijo estudio sobre la siniestralidad en el que está trabajando no alerta de un incremento de siniestros a primera hora de la mañana.

Con todo, la DGT insiste en que sus datos no avalan el binomio alcohol y juventud. De hecho, lo desmienten: la mitad de las alcoholemias las encuentran las patrullas en personas de más de 40 años. El 80% de los conductores que circulan borrachos son mayores de 30 años. Y cuando se estrellan, advierte Ulla, no cabe hablar de accidentes fortuitos, ni de golpes de azar.

Informe DGT

- La Guardia Civil efectúa cada fin de semana más de 10.000 test de alcoholemia en toda Galicia.

- El 2% de los controles realizados entre el viernes y el domingo arrojan resultados positivos.

- El 80% de conductores borrachos es mayor de 40 años.

- En 2008 murieron en las carreteras 194 personas, frente a las más de 300 que fallecían en 2004.

- El Noitebús transportó el pasado año a 236.450 personas, el triple que en 2007. La Xunta invirtió en él 3,7 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50