Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Agenda

La danza pura de Manuel Cañadas

El bailarín y coreógrafo presenta en el Teatro Alhambra de Granada 'Petroff quiere bailar'

El bailarín malagueño Manuel Cañadas presenta en el Teatro Alhambra de Granada su último espectáculo, titulado Petroff quiere bailar, en el que bajo la dirección de Belén Lario de Blas ofrece un auténtico alegato de su yo bailarín.

Su compañía, fundada en 1997, ha recorrido en los últimos años un largo camino en busca de la estabilidad profesional. Tras una serie de piezas cortas, en 2000 estrenó el montaje Vida perra... con compás, que fue premiada a la mejor Compañía Revelación en el Festival de Teatro en el Sur de Palma del Río.

Ocho años después de aquel importante triunfo, Cañadas siente la necesidad de repasar cuestiones como la felicidad, los encuentros y los desencuentros. A sus 41 años, más de la mitad de ellos sobre un escenario, Cañadas se ha ido empleando a fondo en la elaboración de una propuesta que responde a un texto concebido a partir de las voces de su propia conciencia, que se presenta como una voz en off durante el espectáculo.

La sencillez del montaje aporta dramatismo a la escena. Sobre el escenario sólo dos maletas y un hombre atribulado que, con la ayuda de dos marionetas, explica su visión personal de la daza. "Petroff busca el movimiento justo de cada palabra", explica el bailarín, que pese a haber preparado una obra con ciertas dosis de dramatismo advierte de que "no se trata de un espectáculo para sufrir. Después de tantos años quiero gozar de la danza y estar cómodo".

Consciente de que existe cierta dificultad para lograr conectar la danza contemporánea con el gran público, Cañadas ha confiado en Lario, que ha adaptado la propuesta inicial del malagueño para hacerla más accesible sin huir de la idea preliminar de que la danza no es sólo algo estético, sino un lenguaje propio que se explica por sí solo, sin necesidad de ningún tipo de añadido.

En el Teatro Alhambra. Granada. A las 21.00. 13 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de marzo de 2009