Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los actores se dejan la piel en la pantalla

Kate Winslet, Patrick Wilson y Marisa Tomei se desnudan sin complejos

Lo exige el guión. Es la frase que siempre acompaña la presencia de un desnudo en la pantalla. Pero durante años excusas y desnudos desaparecieron del vocabulario de Hollywood hasta que una nueva generación de artistas ha vuelto a poner la carne en el asador. Y en lugar del estigma, su desnudez les ha traído la gloria. El caso más claro, el de Kate Winslet con su primer Oscar gracias a The reader, filme donde la intérprete británica muestra la misma desnudez de alma y de cuerpo. Marisa Tomei también se quita la ropa en El luchador, su tercera candidatura al Oscar. "Pensé que era por mis valores artísticos", bromea a sus 44 años. Y fenómenos de masas como Watchmen muestran sin tapujos desnudos tanto femeninos como masculinos. "Mi traje ya es provocativo sin necesidad de quitármelo", asegura Malin Akerman de su papel como Espectro de Seda. Ella muestra más que su compañero de cama, Patrick Wilson, quien tampoco es ajeno a la reciente ola de desnudos tras su trabajo en Juegos secretos, junto a Winslet. "La intimidad de esas secuencias es una demostración más de sus luchas internas", comenta el intérprete sobre esta película. Claro que a la hora de un desnudo frontal masculino nada como el recreado de manera digital para el personaje del Dr. Manhattan en el mismo filme. "Tengo que admitir con humildad que no tiene nada que ver conmigo", aclara Billy Crudup, actor que dio la voz y los movimientos al personaje sin que sus partes íntimas sirvieran de referencia en los desnudos.

Como confiesa Glenn Close, la desnudez no es nada nuevo. "En cuanto ven tus senos en la pantalla enseguida dicen que eres una actriz valiente", comenta la intérprete, citando a Julianne Moore y a Penélope Cruz como ejemplos. Ella también posó desnuda en Reencuentro. Pero eso fue en 1983; desde entonces la moral e Internet han cambiado las reglas del juego. Por cada Holly Hunter (El piano) o Halle Berry (Monster's ball) capaces de desnudarse son más numerosas las que como Scarlett Johansson o Jessica Alba dejan claro en sus contratos que no se quitarán la ropa.

Aun así se notan los aires de cambio. "Pienso incluir un desnudo frontal para mi propio personaje aunque sólo sea para rebelarme contra el puritanismo", asegura Peter Tolan, creador y productor de la serie Rescue me. También hay algo de rebeldía entre las actrices que se están sumando a esta revolución, en la que entra hasta Jennifer Aniston, con su reciente sesión fotográfica para la revista GQ vistiendo una corbata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009