Un conductor se salta la mediana de la AP-7 y causa 4 muertos

Madrugada de viernes trágica en la autopista AP-7 a la altura de Castellví de Rosanes (Baix Llobregat). Ayer a las 4.22 horas, un turismo que circulaba en dirección norte hacia Barcelona y en el que viajaban tres jóvenes se saltó la mediana de la autopista y colisionó frontalmente contra otro vehículo que circulaba en dirección contraria. El coche que circulaba correctamente, en el que viajaban cuatro personas, se llevó la peor parte en el accidente.

Tres de sus ocupantes murieron en el acto: el conductor, David D. F., de 29 años, y dos de los acompañantes, Maria Paz V. R., de 25 años, y Francisco B. M., de 34. El cuarto pasajero, Javier L. P., de 30 años, se encuentra ingresado en el hospital de Bellvitge (L'Hospitalet de Llobregat) y su pronóstico es muy grave.

Más información

El conductor y el acompañante del vehículo que circulaba en dirección contraria, que llevaban puesto el cinturón de seguridad, sufrieron heridas de diversa consideración, pero no se teme por su vida. El tercer ocupante de este vehículo, un menor que viajaba en la parte trasera, murió en el acto.

El conductor que invadió el carril contrario es un joven de 18 años vecino de Pals (Baix Empordà) que obtuvo el permiso de conducir hace unos meses. Fue sometido a los controles de alcoholemia y drogas, pero dio negativo en ambos casos, por lo que los Mossos d'Esquadra consideran que la somnolencia pudo ser la causa del siniestro.

Somnolencia y fatiga

Cinco vehículos de bomberos y nueve patrullas de la policía autonómica se trasladaron al lugar del accidente para socorrer a las víctimas.

La aparatosidad del choque provocó que la autopista estuviera cortada en ese punto hasta las 7.00 horas de ayer, cuando el servicio de mantenimiento de autopistas acabó de limpiar la vía. El escaso tráfico, debido a la hora del accidente, evitó que se produjeran grandes retenciones.

El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) emitió un comunicado en el que reclama a los conductores que extremen la precaución y, sobre todo, que en casos de fatiga o somnolencia descansen antes de ponerse al volante.

La fatiga, recuerda el SCT, reduce la capacidad de atención, la concentración y los reflejos, lo que "aumenta el riesgo de accidentes".

"Si hay que conducir", dice el comunicado del Servicio Catalán de Tráfico, "debe de hacerse suficientemente descansado", especialmente cuando se trate de desplazamientos nocturnos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción