Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:26ª jornada de Liga

"Un día le harán daño a Messi"

Guardiola insta a los árbitros a "proteger de la violencia" a todos los jugadores

Los técnicos del Barcelona llevan desde que comenzó el curso negociando con los preparadores físicos los minutos que juega Messi. La intención es proteger a sus jugadores del cansancio y de las lesiones. Por eso, en base a microciclos, los técnicos han ido dosificando, como buenamente han podido, a sus futbolistas. Teóricamente, a Messi le toca ser titular esta noche, contra el Athletic de Bilbao (Camp Nou, 20.00, La Sexta), partido que supone un anticipo de la final copera, en la que ambos equipos se jugarán el título el 13 de mayo. "Preguntamos a los que le cuidan y decidimos", suelen explicar. Pero Guardiola no puede controlar, en cualquier caso, lo que pasa en el campo. "No voy a hablar mal de los árbitros", aseguró Guardiola. "Pero con Messi se pasan. Un día le harán daño", añadió.

"¿Que conduce mucho? Pues nada, le diré que no drible, le pondré de lateral"

"Como nunca se tira... deberías verle las piernas tras los partidos", dice Piqué

"El árbitro está para intervenir y proteger de la violencia. Tienen derecho a equivocarse y obligación de proteger a los futbolistas, a todos, incluso a los del Espanyol", dijo Guardiola. "Saben mejor que yo cómo hacerlo, sólo digo que la reiteración de faltas y las que tratan de hacer daño deben vigilarse".

El campeonato está lleno de ejemplos de acoso y derribo a Leo Messi. Contra el Madrid, sin ir más lejos, en el clásico del Camp Nou, el árbitro pitó seis de las once faltas que señaló al Madrid en los primeros 45 minutos del duelo por acciones sobre Messi, que fue amonestado por sacarse la camiseta tras marcar un gol. "Cosas del juego", relativizó La Pulga. "Como nunca se tira... Deberías verle las piernas al final de los partidos. Por suerte, es muy fuerte", dice Piqué.

El miércoles, en el Ono Estadio, Messi saltó al campo en el minuto 57. Tocó la primera pelota y Corrales le sacudió en el muslo. "Era roja directa", recuerda uno de los jugadores del Barcelona que, mientras calentaba por la banda, vio la jugada a sólo cuatro metros. Messi siguió en pie, continuó la jugada y apareció Ramis. ¡Zas! Otro patadón, en la rodilla, y Messi al suelo. Esta vez sí vio el defensa tarjeta amarilla.

Según Guardiola, "bola que toca, jugada que Messi se va al suelo. Le están dando mucho". Según sus compañeros "nunca se tira", algo que agrava el problema. "A este ritmo, un día le harán daño", insiste Guardiola, harto de la teoría de que si le dan patadas es porque conduce mucho el balón. "¡Ah, pues nada! Le diremos que no drible, ¿vale? ¡Que juegue de lateral izquierdo!".

El Athletic usará hoy a Koikili para vigilar a Messi en un partido que para Guardiola marca el inicio de un camino sin retorno. "Ya no hay tregua. Ojalá ya fuéramos campeones, pero tenemos que seguir peleando", dijo ayer antes de relativizar la preocupación en el entorno tras los últimos resultados. "Hemos perdido dos partidos. Soy muy bueno, pero lo siento, no alcanzo para ganar los 80 partidos por 5-0. Sólo prometo esfuerzo, trabajo, dedicación, agresividad. Y estoy contento porque los jugadores me lo dan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 2009