Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M | Galicia

Feijóo pide perdón, Baltar a medias

El PP teme que los excesos del orensano animen a los votantes de izquierdas - Zapatero pide el voto "para que no se insulte a nadie por su orientación sexual"

Alberto Núñez Feijóo tardó unas pocas horas, pero al final se dio cuenta de que José Luis Baltar le había reventado la campaña. El líder del PP orensano, que lleva 19 años gobernando la diputación y repartiendo cargos -es, de hecho, el principal empleador y el jefe de la primera industria de la provincia- acostumbra a decir y hacer lo que le viene en gana mientras saca un fajo de billetes de su bolsillo para invitar a todos los paisanos cada vez que entra en un local. Pero el jueves se pasó de frenada.

Llamó "maricón" al consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, líder del PSOE de Ourense y su gran rival electoral. Y lo hizo además en un acto en Melón (Ourense) con Alberto Ruiz-Gallardón, que acababa de abrazar y reivindicar a Baltar, aunque cuando lanzó el insulto el alcalde ya se había marchado para ofrecer otro mitin en Carballiño.

El jefe del PP en Ourense asegura que él "no dijo ninguna mentira"

MÁS INFORMACIÓN

Feijóo, que durante toda la campaña ha rendido pleitesía a Baltar -le ha mandado a los líderes nacionales, sobre todo a Rajoy, que dio un mitin en el pueblo del cacique y dijo "el PP es Baltar"- tuvo que salir ayer a pedir perdón por él. "No me gusta lo que dijo. Pido perdón a todos los que se hayan sentido ofendidos por sus palabras", dijo en la cadena SER.

Pero Baltar, que no tiene jefes y a nadie obedece, volvió a dejar claro ayer que nadie puede mandarle nada. Y mientras el jefe de su partido estaba ofreciendo excusas por el insulto, él se quedó a medias. Por la noche pidió "disculpas" a los "homosexuales" y a los que se "pudieran sentir ofendidos", pero por la mañana había aclarado que él "no dijo ninguna mentira" al hablar de Vázquez. O sea, que mantuvo el insulto contra su rival.

Al PP, sin embargo, le aterra que este ataque y en general la reaparición en primera línea de Baltar, que ayer estaba en el mitin de cierre en Ourense con Rajoy y Feijóo, anime al electorado de izquierdas que, según las encuestas, está desmotivado y, si se queda en casa, puede permitir que el PP recupere la mayoría absoluta. Feijóo, sin embargo, ha sido víctima a última hora de la campaña sucia que su partido puso en marcha en los últimos días. No sólo centró gran parte de su discurso en denuncias de supuestos derroches de la Xunta, gobernada por PSdeG y BNG. El PP llegó a lanzar insinuaciones personales sobre Anxo Quintana que jamás se habían visto en una campaña electoral en España.

Los socialistas se dieron cuenta enseguida de la gran baza de última hora que el representante del viejo PP, al que Feijóo no ha sido capaz de tocar, les había puesto en bandeja. Tanto, que Emilio Pérez Touriño, el presidente gallego y líder del PSOE, arrancó su mitin de cierre de campaña hablando de Baltar. "Sus insultos no son más que una expresión burda de la metástasis del PP. Pero el problema no es Baltar, él es el síntoma. El problema es de quien ampara ese comportamiento, de quien propone a un defraudador como gran fichaje económico, de quien sustituye el debate por el insulto, de quien lanza la piedra y esconde la mano", sentenció en referencia a Feijóo.

Zapatero, que tuvo que acudir a última hora en auxilio de Touriño, se concentró de nuevo en pedir el voto de los jóvenes que le llevaron a él a La Moncloa, los mismos que, dijo, se indignaron con la gestión del PP de la crisis del Prestige, y trató de empujar al presidente gallego: "Emilio, a ganar ¿eh? a ganar con ganas".

El presidente del Gobierno también aprovechó la metedura de pata de Baltar: "Pido el voto a quienes quieren una sociedad que no margina a nadie, no insulta a nadie por su orientación sexual, por su raza, que respeta a todos", clamó en Santiago. Y mientras, Touriño animó el voto contra el PP, que tan buenos resultados dio siempre al PSOE: "No puede volver esa derecha rancia, impensable en Europa, que se opuso al divorcio, que ahora se opone al aborto, y hasta a la Ley de Igualdad".

La campaña que se ensució al final

- "Si me va bien a mí, probablemente te irá bien a ti". José Blanco (PSOE) a Gallardón (PP)

- "No hay derecho a que, con quien es el encargado de cuidar de las mujeres... Algunos ya saben de lo que hablo. Pusimos al ratón a cuidar del queso". Baltar (PP) sobre Quintana (BNG)

- "Hay poderes que gobiernan este país sin presentarse a las elecciones. Queremos acabar con una relación entre el Gobierno y los medios privados basada en pagar información y establecer otra basada en la colaboración empresarial". Quintana (BNG)

- "Quien hace una campaña sucia como Feijóo y el PP no puede gobernar este país". Touriño (PSdeG)

- "Pachi tiene miedo y ha empezado a insultarme. ¿Por qué esa obsesión conmigo? No soy candidato. Además, no soy mujer. Si lo fuera, entendería que me tuviera ganas, pero tengo que entender que es maricón". Baltar (PP) al consejero de Medio Ambiente.

- "Si un pueblo le da la mayoría a una fuerza que no está en el Gobierno, aunque legalmente pueda seguir, éticamente no puede seguir". Feijóo (PP)

- "Administro Galicia con los mismos recursos que Fraga. No voy a ser yo quien alabe a Fraga, pero nunca he creído que fuera despilfarrador ni deshonesto". Touriño (PSdeG)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009

Más información