Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | REAL MADRID

La misteriosa baja de Faubert

Según Juande, el francés no juega al llevar "diez días lesionado", pero el martes se entrenó

Julien Faubert es el único fichaje de Juande Ramos. Llegó el 30 de enero, cedido por el West Ham hasta final de temporada por 1,5 millones de euros. Cuando le llamaron del Madrid, colgó el teléfono pensando que era una broma. Su trayectoria blanca parece que acabó el mismo día que debutó. Juande le concedió media hora contra el Racing. Después del partido, calificó su actuación de "gris". "Faubert ha estado gris, como todo el equipo. Esperemos que más adelante pueda aportar cosas". Desde entonces, el 7 de febrero, el extremo no ha vuelto a ser convocado. Y eso que sus compañeros quedaron impactados por su "velocidad y fuerza física".

El francés no ha tardado en expresar su malestar. "No entiendo por qué no juego. Nadie me lo explica y no sé a quién preguntar", declaró a L'Equipe. Pues, según Juande, no se entrena, no juega y no entra en las convocatorias debido a una lesión. "Me sorprende que me preguntéis [los reporteros] por Faubert cuando lleva diez días lesionado", soltó ayer el técnico del Madrid. Pues Faubert no sólo no ha entrado en ningún parte médico en los últimos diez días -sí en el de ayer por un problema muscular-, sino que el pasado martes (hace tres días) , víspera de Champions, se le vio en la sesión de Valdebebas con sus compañeros.

Juande sostiene que nadie en la plantilla se le ha quejado por ser suplente. Faubert lo hizo en L'Equipe y Rafael van der Vaart -el único fichaje de verano del club- en un medio alemán al que declaró, literalmente, que su situación en el Madrid es "una mierda". "Habrá que ver cómo se traducen las cosas en los medios extranjeros. Yo no doy importancia a lo que dicen los jugadores de puertas afuera. Conmigo, nadie se ha quejado. Cuando alguien me muestre su disconformidad, ya podremos hablar de eso", dijo el manchego.

El miércoles, contra el Liverpool, Van der Vaart era, junto a Sneijder, uno de los jugadores que estaban sentados al lado de Juande en el banquillo. En la sala de prensa, éste dijo que no había agotado los cambios (sólo entró Guti) porque "no veía soluciones para cambiar el signo del partido". Fue algo más sutil que Bernd Schuster en Riazor -"miré a mi lado y no había nadie a quien meter"-, pero su discurso es el mismo. Sneijder ha pasado de ser la primera opción a la tercera. "Wesley no jugó porque, cuando volvió de su lesión muscular, el equipo había encontrado continuidad de juego y no quise romperla", se justificó Juande. Y a Van der Vaart los técnicos le consideran demasiado lento para jugar en un equipo grande. "En los partidos sufre la presión, coge la pelota y la da para atrás, algo que en los entrenamientos no hace", dicen en Valdebebas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009