Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP no quiere oír en la comisión a las víctimas del espionaje

PSOE e IU sugieren que la comisión ha estado bloqueada por las elecciones

Los presuntos seguimientos a políticos del PP en la Comunidad de Madrid se produjeron entre marzo y junio de 2008, según consta en los partes del espionaje. Pero el PP cree que para aclarar quién los ordenó y con qué fines es muy relevante lo que tenga que decir un político del PSOE que dejó el Gobierno autonómico en 1995: Virgilio Cano, consejero de Gobernación con Joaquín Leguina.

Cano figura en la lista de 12 comparecientes para la comisión de investigación que por fin presentó ayer el portavoz popular en la Asamblea, David Pérez. Una lista en la que no están las víctimas de los seguimientos: el vicealcalde Manuel Cobo, el ex consejero Alfredo Prada y, de forma colateral, la diputada regional Carmen Rodríguez Flores y el que fue segundo de Prada, Juan Carlos Fernández.

"Llamamos a quienes pueden contribuir a esclarecer si hubo espionajes; nosotros estamos convencidos de que no los hubo", zanjó Pérez. Ignacio González -sometido a seguimiento durante un viaje a Colombia- ha sido incluido en la lista "pero en su calidad de vicepresidente". Cobo, Prada y las otras víctimas sí han sido llamadas por PSOE e IU.

El PP ha tardado casi tres semanas en elaborar esa relación de 12 nombres, lo que ha hecho imposible dar inicio a las sesiones de la comisión.Después de estas casi tres semanas de bloqueo, las comparecencias de los implicados en la presunta trama de espionaje podrían comenzar finalmente la semana próxima -pasadas las elecciones vascas y gallegas del domingo- si la Asamblea agiliza los trámites previos.

El PP llama al ex consejero socialista Virgilio Cano por lo mismo que a Carlos Mayor Oreja (ex consejero de Justicia con Alberto Ruiz-Gallardón), porque tuvo en su día "competencias en seguridad" y puede ayudar a "trazar el escenario correcto" y llegar "al fondo de la cuestión": cómo ha funcionado la seguridad en Madrid "en los últimos años", no en los últimos meses (que es cuando se ha producido el espionaje, por lo que se sabe hasta ahora).

Además, en la lista de los populares figuran el consejero de Interior, Francisco Granados; su viceconsejero, Alejandro Halffter; la secretaria técnica Mar Pérez; el director general de Seguridad, Enrique Barón; los responsables de seguridad Sergio Gamón, Miguel Castaño y Marcos Peña; el concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Pedro Calvo; y un alto cargo de éste, Juan Carlos Durán.

Las portavoces de la oposición consideran una burla que el PP haya tenido "bloqueada" la comisión "para esto", y subrayan la casualidad de que se desbloquee justo cuando ya no puede afectar a las elecciones. "Es increíble que el PP no quiera escuchar a quienes fueron espiados. Espero que no tenga también la intención de rechazar en el último momento esas comparecencias de Cobo y Prada que nosotros sí hemos pedido", advirtió Inés Sabanés (IU).

La socialista Maru Menéndez señaló que el PP pretende "rebajar el nivel de responsabilidad" porque, por ejemplo, no llama a comparecer a Esperanza Aguirre; pero no vio mal -aunque sí "inútil"- que los populares convoquen a Virgilio Cano. Entre otras cosas porque el PSOE ha pedido la comparecencia de Mayor Oreja con el mismo criterio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de febrero de 2009