Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SIMONE VEIL | Ex presidenta del Parlamento Europeo

"Queda mucho por hacer para llegar a la paridad de la mujer"

Simone Veil (Niza, 1927), superviviente del Holocausto; la mujer que como ministra sacó adelante la ley de despenalización del aborto en Francia y que presidió el Parlamento Europeo entre 1979 y 1982, recibió ayer en Barcelona el Premio Libertad, que otorga la asociación Mujeres por la Libertad y la Democracia, por su "defensa de la libertad, los derechos humanos, la justicia y el papel de las mujeres en la sociedad moderna".

Veil, que en las últimas elecciones francesas dio su apoyo explícito a Nicolas Sarkozy, preside actualmente la Fundación para la Memoria del Holocausto y dirige el Fondo para las Víctimas, dependiente del Tribunal Penal Internacional (TPI).

"Es muy importante porque es la primera vez que existe algo así", explica, pero considera que el proceso de creación dejó a este organismo internacional con "algunas carencias" para determinadas cosas. "Tal vez se marcó objetivos poco ambiciosos", apunta, "el funcionamiento está casi totalmente ligado a los jueces, que, por otra parte, son en conjunto muy buenos, pero no hay más que ellos y esta especie de apéndice para las víctimas que yo presido. Pero las cosas se mueven".

No cree que la nueva Administración norteamericana se implique en el TPI. "Es difícil", señala, "de entrada Estados Unidos no ha firmado el tratado, y por otra parte, no estoy en absoluto segura de que lo vayan a firmar". El fondo para las víctimas que ella preside tiene complicaciones añadidas, porque exige la presencia de representantes de los cinco continentes y sólo se puede ocupar de casos sobre los que el TPI haya abierto un sumario.

Esta superviviente del campo de exterminio de Auschwitz, donde perdió a casi toda su familia, no cree que haya un rebrote del antisemitismo, ni siquiera de la xenofobia. Distingue entre la crítica a "cómo ha gestionado" el Estado de Israel la invasión de Gaza y la postura de las sociedades occidentales sobre, por ejemplo, las teorías negacionistas. "En Francia, por lo menos, la sociedad y especialmente la Iglesia católica han reaccionado en contra de quienes niegan la existencia del Holocausto, muestra de que la gente no lo acepta".

La primera mujer ministro de la V República francesa y la primera que dirigió la Eurocámara considera que la presencia de las mujeres en la esfera pública, tanto política como económica, está lejos de ser lo que debería ser. "Queda mucho por hacer", explica, "si se contempla el pequeño número de mujeres que han conseguido hacerse un hueco en el Gobierno [francés] o en las altas esferas de la Administración, se ve que estamos muy lejos de la paridad. Incluso para conseguir una promoción en la vida profesional, los hombres siguen cerrando el paso a las mujeres". "Se pueden hacer leyes, se puede hacer un montón de cosas y se han hecho un montón de cosas, pero sigue habiendo una gran diferencia", sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de febrero de 2009