Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ESPECTADOR | Elecciones 1-M

El debate que no fue

Hoy tocaría llenar páginas y el aire informativo que respiramos con la crónica del debate de ayer. Con opiniones de quién ganó o quién estuvo menos mal, qué temas tocaron y sobre cuáles pasaron como doncellas levitantes de anuncio de agua mineral. Hasta de las corbatas de los tres líderes políticos se hablaría hoy. Pero aquí estamos, como el niño al que le enseñaron los pasteles detrás del escaparate y después se quedó sin ellos. Ánxel Fole contaba que en una fuente de O Incio nadaba una trucha que era la prueba de la pureza del agua. Pues se nos ha muerto la trucha de la campaña. También se frustró una experiencia de participación curiosa: Galiza Nova de A Coruña había organizado un concierto de pop rock al aire libre en Monte Alto, con una pantalla gigante para seguir la confrontación dialéctica. Se ha perdido uno de los mejores reportajes de toda la campaña.

Hoy se hablaría de quién ganó o quién estuvo menos mal, e incluso de las corbatas de los líderes

Ayer, todo el mundo lo lamentaba, naturalmente. Los primeros, la CRTVG, tras justificar la anulación después de que el candidato del PP no atendiese a los requerimientos de que aclarase si iba o no (requerimientos que se podría haber ahorrado, por cierto, y esperar si aparecía o no). Lo lamentan hasta los de fuera. Fernando Jáuregi, después de afirmar que pasó unos días en Galicia para "tomar la temperatura" a la campaña afirma en la columna que le publican en El Ideal Gallego que "intereses partidistas, sectarismo, ventajismo y miedo son los elementos que impiden estos 'cara a cara' [Touriño contra Feijóo] en los que los electores puedan apreciar el encontronazo entre programas, talantes y talentos". Otro peripatético, Manuel Martín Ferrand da la razón en ABC a la suspensión del espectáculo porque no fue un bidebate: "El debate que perpetra la TVG, siempre obediente a su amo, es una trampa contra Feijóo".

Los lamentos vernáculos son algo más sutiles. Carlos Luis Rodríguez se mostraba ayer en El Correo Gallego desconcertado con lo que acaba de pasar: "Los dos principales competidores se han comportado de la misma manera, recurriendo a diferentes artimañas. Tanto Touriño como Feijóo se ven a la cabeza del pelotón y creen que una contrarreloj inoportuna iría contra sus intereses. Han formado un bipartito en contra de un derecho ciudadano que por desgracia no está reconocido legalmente". En La Voz de Galicia, además de lamentarlo, Lois Blanco cuenta el resultado de un partido que no se celebró: "Sin Quintana a la derecha haciendo de guardaespaldas, a Touriño le amedrentó debatir con Feijoo en TVE y en Antena 3. Por su parte, Feijóo escapó de un único debate en TVG con Touriño y con Quintana haciendo del primo de Zumosol. Los temores de los candidatos del PSOE y el PP al miedo escénico son un error Sin embargo, el derrotado es Quintana, que era el que iba a salir más beneficiado de un debate a tres o de los cara a cara".

Quizás para compensar, Iñaki Gabilondo se ha venido con su informativo de Cuatro a Galicia. Ayer entrevistó a Emilio Pérez Touriño, después de un reportaje ilustrativo para foráneos sobre que Galicia no es exactamente lo que todos piensan que es, y de una reflexión del director de informativos de la cadena, Javier Casqueiro, que vino a decir que "hay partido". Sobre el debate, Touriño reiteró que "es un derecho de los ciudadanos y no una estrategia". Y se sinceró en cuanto a los pros y los contras de un gobierno de coalición: "Tenemos culturas políticas distintas, lo que obliga a un esfuerzo continuo de diálogo, lo cual es positivo". A continuación, un reportaje sobre las actividades de dos gallegos residentes ausentes: Mariano Rajoy confesaba que le encantaba la misión que le encomendaron de patear los pueblos: "Esto es Galicia, tanto las ciudades como las aldeas". José Blanco reconocía que le gustaba la gente, "pero me tiemblan las piernas. A veces jugar en casa pone más nervioso".

Hoy entrevistará a Feijóo y el lunes a Quintana, lo que refuerza todavía más el sentimiento de ausencia de no poder verlos debatiendo entre sí y no por persona interpuesta. Ya lo decía el político francés Georges Clemenceau: "Gobernar un régimen democrático sería mucho más fácil si no hubiera que ganar constantemente elecciones".

HACE CUATRO AÑOS

- Octavo día de campaña: sábado 11 de junio de 2005. Aquel día, Fraga contó con la ayuda de Mariano Rajoy en Vilagarcía de Arousa. También los presidentes autonómicos de Valencia y Madrid, Francisco Camps y Esperanza Aguirre, mostraron su apoyo al octogenario líder.

- Mariano Rajoy (PP). "El PP ganará las elecciones porque Touriño es triste, aburrido y plasta, y está apoyado por Zapatero, un señor incapacitado para gobernar".

- Emilio Pérez Touriño (PSdeG), sobre Fraga. "El Gobierno de Galicia no lo va a decidir él, lo van a decidir los gallegos. Necesitamos que todos aquellos que quieren cambio, voten. Después, aplicaré el mandato de la mayoría. Si la mayoría vota cambio, en Galicia habrá Gobierno de cambio".

- Anxo Quintana (BNG), sobre la reforma del Estatuto. "Un nuevo ámbito competencial para Galicia, blindado a las interferencias foráneas; un nuevo Estatuto de Autonomía par una nueva relación de Galicia con el Estado español, y una carta de derechos y deberes para los gallegos del siglo XXI".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 2009

Más información