Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopista del mar unirá Vigo con Francia y Algeciras

Trasmediterránea podrá variar las frecuencias por la crisis

Lo había avanzado Touriño en un acto electoral en Vigo y ayer lo confirmó la conselleira de Política Territorial, María José Caride. Vigo, junto a Gijón, será cabecera de la autopista del mar que se establecerá en el plazo de un año. A efectos prácticos, esto significa que la compañía ganadora del concurso, Trasmediterránea, recibirá una subvención de 30 millones de euros a cambio de establecer un servicio regular de transporte con los puertos de Algeciras, Le Havre y Nantes, los dos últimos en Francia.

Los barcos de la operadora realizarán siete salidas semanales hacia el país vecino transportando un mínimo de 25.000 remolques con mercancía el primer año, que se irían ampliando hasta las 100.000 unidades durante el cuarto año de vigencia de las ayudas. Sin embargo, y con la crisis económica tocando los cimientos del transporte, este compromiso podrá variar en función de cómo evolucione el Producto Interior Bruto. Si baja, las exigencias de tráficos y frecuencias disminuirán, y viceversa.

La conexión con Le Havre es una puerta al Reino Unido

Trasmediterránea fue una de las pocas operadoras que aceptó hace dos años presentarse al concurso público abierto por los gobiernos francés y español. Ya en ese momento las condiciones exigidas en el pliego desanimaban a la mayoría de los candidatos. El Puerto de Vigo, necesario socio público de la naviera en la propuesta, hizo un esfuerzo para no perder la oportunidad y ahora espera ver resultados, que podrían darse con un incremento de los tráficos y del valor añadido de lo transportado. Su presidente, Jesús Paz, explicó ayer que la conexión por mar entre Vigo y Le Havre es una puerta abierta al Reino Unido y al transporte de productos congelados. Algeciras, por su parte, ayudará a que Galicia incremente sus relaciones comerciales con Canarias y el Magreb. Trasmediterránea deberá garantizar la financiación de la autopista de forma previa, presentando compromisos con entidades financieras. También tiene que tener fondos propios suficientes para cubrir el 6% de los gastos de explotación.

"Estamos pasando del transporte de puerto a puerto al puerta a puerta", subrayó Paz. Para Caride lo más importante es que "este servicio es una solución que complementa al transpote por carretera dada la progresiva saturación de las vías terrestres".

La autovía A-8 a su paso por Irún soporta diariamente el paso de 8.000 camiones y su aumento podría llegar a producir un colapso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 2009