Alarte retoma la relación con el arzobispado de Valencia

Ni operación Gürtel, ni reforma del aborto o cualquier otro asunto susceptible de ser incómodo. Ayer tocaba "cortesía", "cordialidad" y "repaso positivo de preocupaciones coincidentes" desde "maneras distintas de ver la vida y el mundo", como señaló el secretario general del PSPV, Jorge Alarte tras el encuentro que mantuvo con el cardenal Agustín García-Gasco.

Justo hace un año, el desencuentro entre los socialistas valencianos y el entonces arzobispo de Valencia llegó a su punto más alto con el vacío que le hicieron los máximos representantes del PSPV en el tedéum (acto religioso de acción de gracias) convocado por la Generalitat para conmemorar los 800 años del nacimiento de Jaume I. Era la respuesta a los continuos ataques de García-Gasco, considerado como uno de los principales representantes del ala dura de la Conferencia Episcopal Española, al Gobierno socialista.

Ayer, el PSPV retomó el contacto con la Iglesia valenciana. Fue a través de un nuevo secretario general (Alarte ocupa el cargo desde septiembre) y con el belicoso García-Gasco, ya jubilado, en su actual condición de administrador apostólico de la diócesis de Valencia, por la que mantiene las funciones de arzobispo, hasta que su sucesor, Carlos Osoro, tome posesión de la sede el 18 de abril.

El secretario general de los socialistas valencianos evitó referirse a algunas de las cuestiones que más separan a los socialistas de la Iglesia. "Por cortesía" hacia el arzobispado, sólo se refirió a asuntos relacionados con el "diálogo sincero y abierto" que caracterizó la reunión.

En la reunión, de casi una hora de duración, primaron las buenas intenciones y la elegancia en las formas. Al término del encuentro sólo se pronunció Alarte, quien destacó su voluntad de mantener un "diálogo permanente" y "una relación cordial, abierta y sostenida en el tiempo" con García-Gasco y la Iglesia valenciana.

El dirigente socialista y García-Gasco analizaron la necesidad de "unir esfuerzos en la lucha contra la pobreza", el "importantísimo papel" de Cáritas y la Iglesia para ayudar a las familias que más sufren por la crisis o la "posible cooperación de los Ayuntamientos valencianos". También conversaron sobre el Espacio Europeo de Educación Superior (el Plan Bolonia), el sistema educativo, el papel del legado cultural de la Iglesia o las políticas socialistas sobre la restauración del patrimonio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS