Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laporta ve compatible su cargo con el intento de venta del Mallorca

El presidente del Barcelona defiende la "honestidad" de su trabajo

El presidente del Barcelona, Joan Laporta, calificó ayer la intermediación de su despacho de abogados (Laporta & Arbós Advocats Associats) en el intento de venta del Mallorca, el pasado verano, a la empresa uzbeca Zemorax por 60 millones de euros como "una actividad lícita, legal y profesional". Laporta aseguró que su bufete estudia "detalladamente posibles incompatibilidades" entre los casos o clientes que lleva y su cargo de dirigente del club azulgrana. El despacho "no detectó" en éste "ninguna incompatibilidad".

Durante la campaña del pasado junio contra el voto de censura, Laporta afirmó que ninguno de sus directivos "depende de los negocios del fútbol", defendiendo así "la independencia y la profesionalidad" de su junta.

El máximo responsable del Barcelona relató ayer que su despacho recibió el encargo de Binipuntiró (empresa del holding del entonces propietario del Mallorca, Vicenç Grande, Grup Drac) de buscar un comprador para el club balear, dada la situación concursal (la antigua suspensión de pagos) en la que se encuentra el citado grupo empresarial.

Laporta & Arbós Advocats Associats, explicó, realizó una auditoría sobre el encargo de la firma del propietario del Mallorca y desestimó la operación "por el precio". Sobre la comisión prevista, si se hubiera cerrado, del 7% (4,2 millones de euros), defendió que, "lógicamente, el despacho profesional tiene unos honorarios". La compañía uzbeca Zemorax también es cliente del bufete de Laporta, precisaron el martes fuentes del Barcelona.

El presidente azulgrana tachó la publicación de la noticia, revelada por El Mundo, de "intencionada". "Quien ha publicado la noticia y quien se ha hecho eco de ella son medios [estatales, precisó] que no me tienen un especial cariño", añadió. "Parece como si me hubiera escondido cuando no presentaba ninguna incompatibilidad. Son maneras de verlo. Quizás hay personas que no quieren dejarme trabajar. Yo quiero trabajar y ganarme la vida de forma honesta y responsable", zanjó.

Laporta respondió a la polémica durante la presentación de un acuerdo de patrocinio con la compañía de telecomunicaciones Etisalat, afincada en los Emiratos Árabes. Se trata de un gigante del sector que cuenta con 80 millones de clientes en 18 países de Oriente Medio, Asia y África. El convenio reportará 12 millones de euros a las arcas azulgrana en cuatro años. Parte de los ingresos que perciba el club se destinará a financiar la Fundación del Barcelona, que desarrolla proyectos de carácter humanitario.

En virtud del acuerdo con el Barcelona, Etisalat podrá explotar contenidos del club en telefonía móvil, televisión y publicidad durante los partidos del equipo. Además, el convenio establece la celebración de stages en las instalaciones azulgrana y la disputa de dos partidos amistosos, aunque las partes no concretaron con qué conjuntos, dónde ni cuándo.

Tanto Laporta como el responsable de Marketing de Etisalat, Essa al Haddad, celebraron lo que calificaron de "más que un acuerdo", en un guiño al "más que un club" barcelonista. Laporta abogó por "la presencia en una zona emergente del planeta" que supone el acuerdo. Al Haddad, a su vez, se refirió a "la pasión por el Barça" de los clientes de una compañía que también desarrolla programas de responsabilidad social corporativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2009