EL ESPECTADOR | Elecciones 1-M
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Hubo cambio, o qué?

Por fin una intervención de la campaña gallega en un medio nacional (ustedes no saben lo que es escuchar La linterna de la Cope enterita, cuatro señores encantados de conocerse, con tanto debate como el de un convento de clausura). Fue una entrevista a Anxo Quintana en Los desayunos de TVE, quizás para compensar que en el Telediario 2 de la víspera no hubo información electoral alguna sobre el BNG. La entrevista era grabada, después de una en directo al candidato del PP en el País Vasco que duró el doble, y consistió en cuatro preguntas: una de manual (sobre los resultados), dos de las que suenan en Madrid (¿por qué el gallego es motivo de confrontación?, y ¿hubo dos gobiernos o uno?) y la cuarta: ¿es lo mismo hacer campaña desde la oposición que desde el poder? Pepa Bueno (me gustaría decir lo de "periodista de raza", pero me suena a raza equina) quería decir si gobernar había cambiado al candidato o a las expectativas de la ciudadanía.

El músico Teo Cardalda defiende el cambio y pide que "se consolide con otros cuatro años"

Más directo, Feijóo se lo preguntaba al público en el pueblo de Quintana: "¿Qué cambió con el bipartito?". Era una pregunta retórica: "Nada desde Aznar". El ex político de Unidad Alavesa Pablo Mosquera reflexionaba en La Voz de Galicia, también retóricamente: "Resulta curioso y poco alentador que la coalición que desalojó al fraguismo, a la derecha de toda la vida, haya conseguido tan poco crédito social habiendo acumulado tanto poder institucional", antes de encomendar el cambio real a la presencia de UPyD en el Parlamento.

Cogiendo el toro del cambio por los cuernos, La Opinión de A Coruña dedicaba ayer dos páginas a preguntarle a una serie de personalidades, presumiblemente votantes de los partidos hoy en el Gobierno (a excepción probablemente del profesor Roberto Blanco Valdés.) Los adalides del negacionismo eran precisamente los relacionados con los medios de comunicación, desde el propio Blanco Valdés ("Todos demuestran hacerlo igual para no perder cuota de poder"), Fernando González Gonzo ("Son sujetos diferentes con los mismos predicados que antes") y Geluco Guerreiro ("Es muy lento, casi imperceptible en algunas áreas"). Los artistas son más comprensivos, como las actrices Teté Delgado ("No podemos olvidar el importante incremento en gasto social") y Camila Bossa ("Al bipartito le faltó unión, pero era necesario el cambio"), el músico Teo Cardalda ("Ha habido cambio y tiene que consolidarse con otros cuatro años") o el arquitecto César Portela ("El respeto al entorno se ha reflejado en algunas leyes imprescindibles").

En medio, Xosé Luis Barreiro reprocha a PSdeG-BNG que no hayan acometido reformas que no costaban un duro, como la de la CRTVG, pero reconoce que los resultados de 2005 "fueron como abrir una ventana".

No es raro que famosos y conocidos mantengan opiniones dispares cuando ni los propios políticos se ponen de acuerdo sobre la pervivencia o no de un fenómeno sociopolítico como el cacicazgo. Touriño aprovechó que estaba en Vilalba para sentenciar que "no hay cacique que resista la fuerza democrática de los votos", siguiendo la estela de Zapatero, que en A Coruña dio por eliminado el fenómeno secular en sólo estos tres años y medio. Sin embargo, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría repuso en la misma ciudad que "a Zapatero le traicionó el subconsciente al ver a Touriño y pedir la expulsión de caciques". Y Baltar hizo méritos ante el jefe en Allariz llamando "vendidos, sectarios, jíbaros, caciques y mal vestidos" a los nacionalistas. "Unas elecciones sin caciques, como las de toda la vida, parece que sean menos elecciones en este reino", empezaba opinando ayer Ánxel Vence en Faro de Vigo, para acabar dándole la razón a Zapatero: "La Galicia de los caciques ya es historia. Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas".

HACE CUATRO AÑOS

- Quinto día de campaña: martes 7 de junio de 2005. Aquel día, Fraga viajó a Oviedo. Quintana protagonizó un debate que le enfrentó a Méndez Romeu y a Feijóo, en lugar de a Fraga y Touriño.

- Manuel Fraga candidato del PP a la presidencia de la Xunta. "No es un problema de edad, sino de salud y de hacer una vida sistemáticamente dedicada al servicio público. Estoy como un toro."

- Emilio Pérez Touriño (PSdeG). "Necesitamos reformar el Estatuto para que nuestro autogobierno sea más profundo y eficaz. Haremos un estatuto en el marco de la Constitución y desde el consenso de las tres fuerzas parlamentarias".

- Anxo Quintana (BNG). Se comprometió a presentar en seis meses una propuesta de Estatuto sin exclusiones, como Euskadi y Cataluña.

- Alberto Núñez Feijóo (PP). "No queremos cuotas de autonomía igual a otras regiones, porque somos una nacionalidad histórica"

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS