Tecnología

Un ordenador (o algo parecido) por sólo 15 euros

India anuncia un PC revolucionario pero rodeado de dudas

India planea llevar más lejos su reputación de producir tecnología barata: quiere comercializar un ordenador portátil por 20 dólares (15,40 euros), que podría bajar hasta 10 dólares (7,70 euros). Esta semana, el Gobierno ha presentado un prototipo, que anunció como un "dispositivo informático", diseñado por varias universidades del subcontinente y respaldado económicamente por el Gobierno. Estará disponible en seis meses, según el secretario de educación superior, R. P. Agarwal. Pero por ahora, el Gobierno sufre duras críticas que califican de "broma" su intención porque hasta ahora nadie lo ha visto.

Muchos dudan de que logren comercializar un ordenador masivamente a ese precio. O que se pueda comparar en calidad al de "100 dólares" -que en el mercado cuesta unos 200 dólares- de la fundación Un Ordenador Para Cada Niño (OLPC en sus siglas en inglés), fundada por Nicholas Negroponte y diseñado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts. O con la opción de bajo coste de Intel, Classmate. O con el EeePC de la taiwanesa Asustek, que no tiene disco duro y cuesta entre 200 y 300 dólares.

El dispositivo indio, llamado Sakshat (Ante tus ojos, en hindi) buscaría mejorar el sistema educativo en el subcontinente, donde la mitad de los casi 1.148 millones de habitantes son menores de 25 años, y por tanto aumentar su crecimiento económico.

En teoría, el ordenador tendrá dos gigabytes de memoria y podrá conectarse a Internet inalámbricamente. Funcionará en las áreas rurales que carecen de buenos sistemas de electricidad y en los que hay poco acceso a la Red. Es parte de la misión nacional por la educación, que cuenta con 727 millones de euros en cinco años para intentar disminuir la brecha digital entre pobres y ricos.

En el subcontinente, el anuncio del Sakshat se ha recibido con alegría tras el entusiasmo aún presente por el proyecto Tata Nano, el coche más barato del mundo (unos 1.700 euros). Pero también se oyen muchas críticas y dudas de que pueda ser lanzado al mercado sin subvenciones. "Nadie lo ha tomado en serio. India no ha producido comercialmente ningún ordenador y no tiene patentes de chips: ¿cómo podría empezar mejorando y abaratando los que ya existen?", pregunta el presidente en India del programa OLPC, Satish Jha.

Este programa, que tenía pedidos 1,1 millones de ordenadores para India este año, se verá muy afectado porque muchos se cancelarán a la espera del nuevo ordenador, según su responsable. India se había mostrado renuente a importar ordenadores baratos, y al ordenador de OLPC -sin fines lucrativos- le había puesto hasta 100 dólares de impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de febrero de 2009.

Se adhiere a los criterios de