Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

La volatilidad crece ante la falta de tendencia

Los mercados de valores volvieron a sufrir ayer las consecuencias de la alta volatilidad a que da lugar la creciente incertidumbre sobre la situación del sector financiero, en su conjunto.

Los anuncios de nuevas ayudas en algunos países a los bancos con problemas apenas sirvieron para calmar un ambiente que se tensa por momentos, pues se extiende el convencimiento de que hay entidades que todavía no han hecho públicos todos sus agujeros.

Los valores bancarios volvieron a ser, pues, los destinatarios de una buena parte de las órdenes de venta, hasta el punto de que en la Bolsa española, los tres grandes bancos marcaban sus mínimos intradía del año, junto con Telefónica.

La sesión fue un ejemplo de inestabilidad, con fuertes altibajos desde el principio que hicieron caer al Ibex 35 el 2,41%. Desde ese nivel, los 8.077,10 puntos, remitió la presión vendedora y muchas cotizaciones consiguieron remontar posiciones, hasta el punto de que con la apertura de la Bolsa de Nueva York el Ibex 35 llegó a subir el 1,36%. Al final, y debido a los altibajos del mercado estadounidense, el Ibex 35 cerró con un descenso del 0,55%.

La sensación de debilidad que dejó el mercado en esta sesión coincide con las numerosas dudas que tienen los analistas sobre la posible dirección de las cotizaciones. Valor por valor, se impone la idea de que pueden estar formando un "suelo" relativo en estos niveles, pero la trayectoria reciente del Ibex 35 parece apuntar decididamente a la baja, aunque los constantes altibajos que está registrando a diario provocan bastante confusión. En esta situación, nadie descarta algún tipo de aproximación a los mínimos de octubre del pasado año, aunque hay esperanzas de que se pueda iniciar un rebote, si finalmente los principales valores consiguen formar un "suelo" más o menos consistente.

En el exterior del mercado todo son malas noticias, pero queda la duda de si el actual nivel de los precios ya incluye el descuento de la mayoría de las adversidades pasadas y de las previstas. Pero es precisamente en ese punto donde empiezan las dudas, ya que la situación del sector financiero parece bastante imprevisible en estos momentos, incluso contando con las ayudas en curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de enero de 2009