Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tomás Gómez anuncia que cambiará la Ley de Cajas si gobierna en 2011

El secretario general del PSM promete que la entidad estará "despolitizada y profesionalizada" - El candidato para la capital se conocerá en septiembre

Iba a ser un encuentro para sentar las bases del futuro de los socialistas en Madrid, los temas ciudadanos que marcarán el nuevo rumbo del PSM. Pero la la crisis de Caja Madrid eclipsó ayer cualquier otro argumento durante la reunión del Comité Regional del Partido Socialista de Madrid (PSM).

A ese conflicto en la entidad madrileña se refirió el secretario general de los socialistas, Tomás Gómez, durante su intervención y sobre ella giró la posterior rueda de prensa. Además le permitió lanzar su primer "compromiso electoral" con vistas a las elecciones de 2011: cambiarán de nuevo la Ley de Cajas si ganan los comicios autonómicos.

"No nos gusta ni la ley de Esperanza Aguirre, ni la ley anterior de Gallardón. Caja Madrid debe estar al servicio de los madrileños y no al servicio de los intereses personales de nadie", explicó Gómez, quien no dio pistas sobre el espíritu de la reforma legal que propone, si bien señaló que permitirá una entidad "profesionalizada y despolitizada".

La postura de la dirección en el banco no es bien vista por algunos miembros

Los socialistas harán de ariete contra la privatización del Canal de Isabel II

Para Gómez, el "culebrón" de Caja Madrid tiene dos culpables: Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón. Ellos son, en opinión de Gómez, los que "han puesto en riesgo la estabilidad de la caja" con el objetivo de dirimir "una batalla a muerte" por el control de la entidad financiera.

"Los socialistas no estamos ni con Gallardón, ni con Aguirre. No queremos que se eche a Blesa ni a nadie. Estamos con los ciudadanos y por la estabilidad", insistió el líder del PSM.No sólo se esforzó Gómez en explicar su postura en la crisis abierta en la entidad. También quiso restar importancia a la cuota de responsabilidad de los socialistas en la misma. De hecho tan sólo nombró en una ocasión a Francisco Pérez, que el viernes votó en contra del criterio de su partido en la Comisión de Control, lo que le valió un expediente informativo. No obstante sí le mandó varios mensajes. "Aunque los vocales y consejero de Caja Madrid no representan a ningún partido, la posición del PSOE en este caso era pública por lo que no considerarla es una deslealtad", señaló. Además insistió en que no hay divergencias en el seno del PSM.

No tardó en contradecirle el diputado regional y anterior secretario general del PSOE de Móstoles, Iván García Yustos, al igual que Francisco Pérez, persona muy afín al ex responsable del PSM, Rafael Simancas. Yustos afirmó ayer que "muchas personas" del partido están en desacuerdo con la postura de la dirección regional en Caja Madrid.

El cónclave socialista, en el que se presentó el plan de trabajo del PSM para las elecciones regionales de 2011, permitió a los socialistas anunciar que los ayuntamientos que gobiernan "actuarán de ariete contra la privatización del Canal de Isabel II" a través de "iniciativas legislativas" y de la denuncia de los convenios que mantienen con la empresa.

Tomás Gómez señaló también que el candidato para la ciudad de Madrid se conocerá en septiembre de este año, mientras que en abril se presentará "el proyecto socialista" para la capital. En cuanto al futuro de los debates políticos que se librarán en Madrid, el Comité regional del PSM sacó una conclusión: atar la financiación autonómica en Madrid y exigir a Aguirre un mecanismo de control para que los fondos del Gobierno se utilicen para lo que llegan: Sanidad, Educación y Dependencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de enero de 2009