Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los efectos de la crisis

La inflación cierra 2008 en el 1,4%, la menor subida en una década

Economía prevé más contención del IPC, pero descarta una caída prolongada

El petróleo marca los tiempos de la inflación como evidencia cada nueva entrega del IPC. Los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística corroboran que en diciembre la subida de precios volvió a perder gas, en paralelo al desplome de la cotización del barril de brent, que cae en picado desde el pasado verano. El alza de precios respecto a diciembre de 2007 se quedó así en el 1,4%, muy lejos del 5,3% en tasa interanual que reflejaba en agosto este índice.

El año 2008 cerró con la inflación más baja en una década. Y el mes pasado se cuenta entre las muy raras ocasiones en las que el nivel de precios de la economía española se queda por debajo del promedio de la zona euro.

Madrid y las provincias limítrofes registran los mayores recortes

El petróleo y los alimentos explican el frenazo de diciembre

Pero el dato de diciembre también sirve para completar la inflación media de 2008. Y aquí la lectura es bien distinta: la subida promedio de los 12 meses fue del 4,1%, la más alta desde 1995. Otra muestra de que el nivel de precios de consumo en España bailó al desquiciado son del mercado internacional de crudo. En un solo año, la cotización del petróleo se duplicó, hizo añicos todos los récords (146 dólares por barril en julio), para luego desinflarse aún más rápido hasta caer por debajo de los 40 dólares en diciembre.

"Si el precio del petróleo sigue en los niveles actuales, la tendencia a la baja seguirá hasta el verano, que es cuando el petróleo marcó máximos el año pasado", auguró el secretario de Estado de Economía, David Vegara. "El peso de los productos energéticos en la cesta de bienes es mayor en la economía española", añadió para explicar el brusco vaivén de la inflación durante 2008.

Los expertos son más contundentes que Vegara en sus predicciones. El Instituto Flores de Lemus revisó ayer a la baja sus previsiones y auguró una inflación media para este año del 0,9%. La Fundación de Cajas de Ahorros fue más radical al situar su nuevo pronóstico en un promedio del 0,1% para 2009.

Pese a este panorama, los expertos y el Gobierno insisten en que la deflación que tanto teme, por ejemplo, la Reserva Federal de EE UU está muy lejos de ser una amenaza real en España. "La deflación se define con un descenso generalizado y persistente de los precios en una economía, y no vemos que eso vaya a ocurrir aquí", afirmó Vegara. Según la tesis que defiende el Gobierno, la inflación se estabilizará después del verano, cuando el escalón con los precios que marcaba el crudo en 2008 empiece a rebajarse.

La inflación subyacente, que excluye en su cálculo a los bienes más volátiles, como el petróleo y los alimentos frescos, acude en auxilio de la tesis de Vegara: en diciembre se moderó, pero aún refleja una subida de precios del 2,4%. También llama la atención la resistencia de los precios del sector servicios: la tasa interanual señala un alza del 3,8%.

Según los datos del INE, más del 60% de la moderación de precios registrada entre noviembre (2,4%) y diciembre (1,4%) se concentró en el transporte, mientras que el 16% se debió a subidas mucho más tenues en alimentación, que transmite también lo que ocurre en los mercados internacionales de materias primas. Así, carburantes y lubricantes acumulan una caída interanual del 18%, el precio de la leche retrocede un 6,5% y el pan sube sólo un 2,5%, frente al 14,4% que aumentaba en diciembre de 2007.

El dato de diciembre supone que no se activarán las cláusulas de revisión salarial, que desencadenan incrementos automáticos en los sueldos cuando se supera cierto nivel de inflación en ese mes (el promedio en los convenios es el 2,4%). UGT llamó ayer a proteger el poder adquisitivo de los trabajadores en la negociación colectiva, que tiene como insólito punto de partida un pronóstico de inflación muy baja.

CC OO relacionó la moderación de los precios con la "fuerte caída del consumo", una explicación a la que también se apuntó el líder del PP, Mariano Rajoy. "Se está produciendo por una caída de la actividad", dijo a Antena 3. Pero Vegara insistió en que es el derrumbe de la cotización del petróleo y no la recesión lo que frena los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de enero de 2009