Análisis:Cosa de dos
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

'Gore'

"Ya le hemos cortado la otra oreja. ¿Hemos hecho bien? No lo sé, a veces me da la impresión de que no nos entendemos". Un etarra encarnado por César Sarachu (Bernardo en Camera café) se comunica por webcam con la familia de la víctima. "La mano izquierda nos la han devuelto; otra vez que no había nadie en casa, claro, como no cabe en el buzón... El ojo derecho ya se lo habíamos mandado..., y hasta aquí hemos llegado, que al final van a tener ustedes más que nosotros".

El macabro sketch de Los Güebones, dirigido -como Camera café- por Luis Guridi, ya tiene cinco años de vida, pero se mantiene, como muchas otras perlas, en YouTube. Su gracia depende del momento, oportuno o no (de si hay alguien secuestrado).

Hace unos días, la televisión israelí hizo bromas con la matanza de Gaza en el programa satírico Eretz nehederet (traducido como País maravilloso), según el diario The Independent. Durante el programa, un supuesto corresponsal en Gaza, en rabioso directo, cuenta cómo va la batalla. "Equipo de casa, 4; visitante, 500", resume. "Aunque el resultado es bueno no hay que confiarse, podemos aumentar la diferencia". Hecho, van ya 13 a 800.

En ese País maravilloso, el ministro de Defensa se queja de que los palestinos no rotulan las guarderías en hebreo, y así no hay forma de apuntar. También sale un jefe de Hamás pidiendo al Ejército israelí que, por favor, avise con antelación cuándo va a bombardear zonas civiles para colocar delante de las cámaras a sus niños más majos.

Es lo más gore que han visto del conflicto los telespectadores israelíes. Sus cadenas nacionales hurtan las imágenes más duras en sus informativos; para verlas hay que enchufarse por satélite a los canales árabes.

Con la sátira en televisión hay que tener cuidadín. Según analistas del comportamiento del telespectador, la sátira, si es muy lacerante, daña la audiencia, y eso son, ¡ay!, palabras mayores. De hecho, ante el inminente peligro de que coincida inoportunamente esta semana la ofensiva terrestre israelí y País maravilloso se ha optado por suprimir el programa.

Ni El Roto lo hubiera superado.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS