Reportaje:ACB

La paradoja de Estudiantes

El equipo colegial, 13º en la ACB, estará hoy en el sorteo de Copa por ser anfitrión

Luchando contra el descenso... y clasificado para la Copa. Tremenda paradoja para un Estudiantes, quinto por la cola en la ACB, abonado al sufrimiento en la Liga por segundo año consecutivo y que estará presente hoy, sin embargo, en la Casa de Correos madrileña para el sorteo de emparejamientos del torneo copero (La 2, 12.40) que se disputa en Madrid del 19 al 22 de febrero.

El Estudiantes, que no disputa la Copa desde la edición de Zaragoza en 2005, acudirá a la cita estigmatizado por las críticas a su inclusión por su mala clasificación liguera. "Si la Copa fuera en Sevilla, nadie dudaría que el Cajasol iba a jugar pese a ser colista. ¿Por qué se nos ponen pegas a nosotros? Se nos da caña por acudir siendo decimoterceros, y no me parece justo", afirma, contrariado, José Asensio, el director general del Estudiantes. Su duda no es nueva. Circuló ya en 2006 cuando se disputó por primera vez en Madrid la fase final de la Copa en su formato actual. ¿Acudirían el Real y el Estudiantes como anfitriones, o sólo uno de ellos? El reglamento de la ACB dictó que solo uno... si es que ambos quedaban fuera de los siete primeros al finalizar la primera vuelta. Y así sucedió. El Madrid, noveno, dejó fuera del torneo a los colegiales.

Más información
El Pamesa y los matices

"La ACB es soberana; aquí deciden los clubes y la mayoría ratificó los criterios de clasificación en la pasada Asamblea General", aduce Mario Hernando, el director de comunicación de la ACB. "Afortunadamente, esta edición pondrá fin a la excepcionalidad de Madrid". Según se explicó a los clubes el pasado 21 de noviembre, la intención de la ACB es que para las ediciones de 2011 y 2013 -la Comunidad y la ACB acordaron que Madrid sera la sede de ambas-, el anfitrión sólo será el mejor clasificado, bien Madrid, bien Estudiantes, salvo que ambos entren por puestos. "Es lo mejor", sentencia Hernando; "no se entendería que se mantuviese el modelo anterior, sabiendo que se celebrarán tres de las próximas cinco Copas en la misma ciudad".

Este año, con el Madrid quinto y clasificado por puestos, los colegiales podrán jugar un torneo que ganaron en tres ocasiones (1963, 1992 y 2000). Ningún anfitrión había acudido con una clasificación tan baja desde que el Murcia, siendo colista en 1996, acogiese el torneo. Y no hicieron precisamente "el ridículo", uno de los adjetivos que han escuchado los dirigentes del Ramiro en estos días. Los murcianos, tras eliminar al Unicaja en cuartos, cayeron en semifinales por tres puntos ante un Manresa que acabó ganando su única Copa hasta la fecha. ¿Motivos para la esperanza? "Es una competición que tradicionalmente se nos ha dado bien", explica Asensio. "Es cierto que es una competición intensa y que podemos pagar el esfuerzo en la Liga. Pero es ilusionante. Y es un torneo donde sólo importa cómo llegas en ese momento". Las dos últimas victorias ante Cajasol y Granada -especialmente meritoria la de ayer (53-72) en una cancha, la nazarí, donde no había ganado nadie esta campaña- le dan algo de aire a un Estudiantes que se aleja del descenso, tras un inicio de curso marcado por el miedo a repetir la campaña pasada.

Popovic intenta taponar a Borchardt.
Popovic intenta taponar a Borchardt.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS