Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 72% de los dueños de pisos de Valencia en venta bajó el precio

El Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia (API) aseguró ayer que "el 72,8% de los propietarios de viviendas de segunda mano han solicitado (...) bajar el precio inicial de venta". El portavoz de API, Moisés Sansaloni, explicó que los propietarios han flexibilizado los precios a la baja "moderando así sus expectativas hasta situar el precio en niveles atractivos para incentivar el mayor acuerdo de voluntades".

Si en 2007, los propietarios que bajaban los precios de venta supusieron el 48% del total, el año pasado el porcentaje se elevó hasta el 72% de los dueños de pisos. Es más, siempre según los agentes de la propiedad, la bajada entre los precios iniciales de venta a principios de año y los de venta real a final de año han descendido un 21,62% de media. Su portavoz apunta que ese porcentaje de revisión se suma al que ya experimentaron los precios de partida (expectativas iniciales antes de la rebaja) respecto a los precios de otros años: un -7,31% de media en Valencia y su provincia.

Las entidades de crédito rechazaron, según API, el 79% de las operaciones

"Esta tendencia de moderación progresiva ha provocado que la intención de compra haya ascendido considerablemente", explican. Sin embargo, esa intención ha sido "radicalmente frustrada por la política restrictiva en la concesión de créditos por parte de las entidades financieras". De hecho, las cifras que manejan los agentes de la propiedad son demoledoras. Según los datos de la API, de las operaciones que se presentaron a las entidades crediticias, en Valencia capital se rechazaron el 83% y en la provincia el 76%, con una media del 79,5% en ambos ámbitos. "Circunstancias, entre otras", añaden, "directamente responsables de la desmotivación creada y el desánimo del consumidor a la hora de invertir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2009