Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar ficha para las charlas de la FAES a María San Gil

La renuncia de la ex presidenta del PP vasco partió en dos el partido de Rajoy

Siete meses después de provocar una de las crisis más amargas de la historia reciente del PP, María San Gil, ex presidenta del PP vasco, la persona a la que Mariano Rajoy ofreció ser su número dos en las elecciones generales, ha hallado su sitio político. Y no está en el PP de Rajoy, sino en el de Aznar. El ex presidente del Gobierno la ha fichado para colaborar con la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), el laboratorio de ideas del partido.

El próximo lunes, día 12, San Gil participará en Santiago de Chile junto a Aznar en una mesa redonda sobre terrorismo. Se trata de un encuentro con 60 jóvenes líderes iberoamericanos que ha auspiciado FAES, la Universidad Católica de Chile y el Latin American Board de la Universidad de Georgetown, del que Aznar es presidente de honor.

El lunes participará en una mesa sobre terrorismo en Chile junto al ex presidente

San Gil fue un símbolo para el PP desde el momento en que este partido hizo de la lucha antiterrorista su principal argumento político en la pasada legislatura. Mujer con una desagarradora, aunque tristemente común en Euskadi, historia personal como víctima del terrorismo, lideró un discurso radicalmente antinacionalista. Durante cuatro años, la dureza de su discurso convertía cualquier matiz vasquista del PSOE en una rendición ante el terrorismo. Todo cambió tras la derrota electoral del 9 de marzo de 2008.

Rajoy no ocultó en ningún momento su intención de variar ese discurso. No en el aspecto antiterrorista, pero sí en el antinacionalista. La incomodidad de la dirigente vasca, apadrinada toda su carrera por Jaime Mayor Oreja, acabó provocando la crisis más amarga de la historia reciente del PP. San Gil acusó a Rajoy de alejar al PP de los "principios" que ella representaba y dio un portazo poco antes del congreso del partido el pasado junio.

Al mes siguiente, el congreso adelantado del PP vasco ratificó su salida de la dirección. El 22 de septiembre renunció a su condición de parlamentaria vasca y desapareció de la escena pública. El PP vasco está desde entonces en manos de Antonio Basagoiti, un hombre en línea con Rajoy.

La actual dirección del PP vasco nunca ha ocultado su profunda incomodidad tanto con San Gil como con Jaime Mayor, el hombre que la ha protegido toda su carrera, que comenzó en enero de 1995 cuando vio a su jefe, Gregorio Ordóñez, morir asesinado por ETA de un tiro en la cabeza delante de ella. Su ascenso culminó en 2004, con la presidencia del PP vasco, que Mayor abandonó para presentarse como cabeza de lista al Parlamento europeo. San Gil fue durante cuatro años más una fiel sucesora en su discurso. Fue candidata a lehendakari en 2005.

San Gil encuentra ahora acomodo en FAES. Desde esta fundación, concebida como laboratorio de ideas del PP, Aznar ha lanzado en los últimos meses mensajes contra el relativismo moral de Occidente, contra los nuevos comunistas o contra la preocupación por el cambio climático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2009