Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre disfrazado de Papá Noel mata a ocho personas en Los Ángeles

El asesino irrumpió a tiros en la fiesta de Navidad en casa de sus ex suegros

Ocho personas murieron a manos de un hombre vestido de Papá Noel que irrumpió en la fiesta de Navidad que se estaba celebrando en la casa de sus ex suegros en Covina, un suburbio de Los Ángeles. Había 25 personas en la fiesta. Bruce Jeffrey Pardo, de 45 años, disparó con su pistola sobre los invitados antes de incendiar la vivienda y, posteriormente, se suicidó en la casa de un pariente en el poblado cercano de Sylmar. Pardo, según algunos de sus allegados, llevaba desde septiembre, cuando se divorció de su mujer, sumido en una profunda depresión.

El asesino portaba al menos dos armas y una bomba casera cuando se presentó en la puerta de la casa en la que viven los padres de su ex mujer y en donde la familia de ésta estaba celebrando la Navidad. Según el diario Los Angeles Times, una niña de 8 años, al parecer hija de uno de los invitados, fue quien acudió a abrir la puerta cuando el asesino llamó. Pardo disparó a la niña y después entró en la vivienda abriendo fuego contra todo lo que se le ponía por delante. Luego lanzó la bomba casera que, tras explotar, envolvió en llamas la casa.

Tras los disparos, Pardo lanzó una bomba incendiaria en la vivienda

Sólo una hora y media después, cuando los bomberos lograron extinguir el fuego, la policía pudo hacerse una idea de lo ocurrido. "Han sido contabilizados ocho cuerpos, pero no han sido identificados todavía. Están completamente quemados y tendrán que ser identificados por registros dentales", comentó en la madrugada de ayer el teniente Buchanan, de la comisaría de Covina, quien explicó que entre las ocho víctimas era probable que estuviesen la ex mujer y los ex suegros del asesino. Además, otras dos personas resultaron heridas de bala, entre ellas la niña de ocho años que abrió la puerta y una chica de 16 años, que recibió un disparo en la espalda. Ambas fueron hospitalizadas y están fuera de peligro. Una tercera persona fue ingresada con una fractura de pierna.

Testigos de la fiesta dijeron que Pardo se quitó el disfraz de Papá Noel después del tiroteo y escapó con su ropa normal. Horas más tarde, un artefacto explosivo detonó en el vehículo del autor de la matanza cuando se encontraba aparcado enfrente de una vivienda de Sylmar. Fue allí donde la policía encontró el cuerpo sin vida de Pardo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2008