Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MÚSICA | Los discos de 2008

Sencillamente bellos

En la época del año durante la que se venden mayor número de discos, diez de los críticos musicales de Babelia eligen el álbum que más les ha sorprendido a lo largo de un curso en el que no ha habido excesivas sorpresas

1 Abdullah Ibrahim

Senzo

Intuition / Indigo

En un año con pocas sorpresas, la nueva entrega de Abdullah Ibrahim es ese soplo de aire fresco que te reconcilia con la música. La sabiduría de los contadores de historias africanos se materializa en su piano provocando variadas sensaciones: sensualidad, nostalgia, rabia contenida, deseos de bailar... y, sobre todo, paz interior. A lo largo de 22 temas interpretados como una suite, el surafricano recupera algunos de sus temas clásicos, recuerda al maestro Ellington, se sumerge en los ritmos de su tierra con una mirada gospel y reconstruye a su manera la historia del piano en un trabajo equidistante tanto del impresionismo europeo como de los paisajes africanos. Miquel Jurado

2 The Felice Brothers

The Felice Brothers

Loose-Pias

En plena época de productos prefabricados, estos hermanos de Catskill, zona montañosa del Estado de Nueva York, son como los músicos de una feria de pueblo que ven amanecer tras una noche de borrachera. Unos benditos andrajosos del negocio mezclando ternura y hastío con un romanticismo tan exacerbado que fascina. Su folk-rock rebosa de armónicas, acordeones, trompetas y palmas con el ardor relevante de las juergas de The Band o el sonido de Dylan en Blonde on Blonde. Fernando Navarro

3 Sigur Rós

Med sud í eyrum vid spilum endalaust

EMI

Ahora que el capitalismo se desmorona hasta en el paraíso islandés, ha llegado el momento de invertir en valores como Sigur Rós. Para escribir su quinto disco, Jon Thor Birgisson (ese cantante que parece maullar) aprovechó esos meses, entre mayo y octubre, de sol casi perenne a un paso del Círculo Polar Ártico. Así, los apologistas de las salmodias roqueras terminaron ofreciendo Inní Mér Syngur Vitleysingur, quizá la pieza más exultante de la temporada. Y todo sin dejar de ser reconocibles desde la primera nota. Inmensos. Fernando Neira

4 Chris Potter Tentet

10 Song for Anyone

EmArcy Universal

Chris Potter lo hace todo, y bien. Estuvo hace nada en España ofreciendo su cara más carnosa a un público que enloqueció pidiendo "otra". Venía de publicar un disco a contracorriente, 10 Song for anyone, con trío de cuerdas, flauta, clarinete, fagot y sección rítmica, y Potter tocando los saxos tenor y soprano. Toda la música es suya, también las orquestaciones. Música apasionante y libre de cualquier referencia. La belleza de este disco no precisa de explicarse. Se explica sola.Chema García Martínez

5 Wagner

Tristán e Isolda

Siegfried Jerusalem, Waltraud Meier,

Daniel Barenboim, Heiner Müller

DVD Deutsche Grammophon

Hay dos monumentos de la música universal con los que Barenboim lleva décadas conviviendo y en los que no tiene rival: las 32 sonatas para piano de Beethoven y Tristán e Isolda. El año pasado se publicó en DVD su cuarta grabación de las 32 sonatas y este 2008 nos ha traído la de su Tristán más memorable (de los tres que tiene en DVD). Filmado en Bayreuth en 1995, cuenta con la pareja protagonista más próxima al ideal de los últimos tiempos y con una personal concepción escénica debida al dramaturgo Heiner Müller. Ángel Carrascosa

6 Jorge Drexler

Cara B

Dro

Jorge Drexler le ha sacado lustre a la canción de autor poniéndole nuevas caras y ojos, y eso se agradece. Grabado durante su gira por tierras catalanas, Cara B proyecta la energía de su obra a la hora de juntar palabras y músicas y ofrecerlas con la magia del alquimista. Drexler, además de la cosecha propia, nos regala material sensible de creadores como Luigi Tenco, Caetano Veloso o aquel Stay de Maurice Williams & The Zodiacs. Carles Gámez

7 Rokia Traoré

Tchamantché

Universal Music

Tchamantché ("equilibrio", en bambara) es uno de los indiscutibles del año. Lo ha grabado una africana, Rokia Traoré, cantante y compositora, que une en sus canciones al n'goni, un laúd diminuto, con la vieja guitarra eléctrica Gretsch. Y se lo ha dedicado a Ali Farka Touré, que la ayudó en sus inicios y que sostenía que el blues había nacido al oeste de África. ¡Ojo! casi un minuto después de terminar el último corte, aparece una canción que no figura en los créditos: The man I love, de los Gershwin, homenaje a la gran Billie Holiday. Carlos Galilea

8 Antonio Vivaldi

La fida ninfa

Jean-Christophe Spinosi

Naïve

El director francés Jean-Christophe Spinosi firma su más glorioso Vivaldi vocal, una efervescente versión de La fida ninfa, ópera seria creada en 1732, con una saludable combinación de rigor estilístico, exuberancia vocal y fogosidad orquestal. Las sopranos Sandrine Piau y Verónica Cangemi deslumbran por técnica y emotividad en un reparto sin fisuras que cuenta con lujosas intervenciones del contratenor de moda, Philippe Jaroussky, el bajo Lorenzo Regazzo y la contralto Sara Mingardo. Javier Pérez Senz

9 Calexico

Carried to dust

City Slang / Nuevos Medios

Lo de menos en Calexico son sus conexiones españolas (Depedro y Amparo Sánchez colaboran en este disco) o el morbo de las heridas sin cerrar con Howe Gelb (su antiguo jefe en Giant Sand). El atractivo de la banda de Tucson reside en la capacidad de Joey Burns y John Convertino para entregar una obra como Carried to dust. Un álbum en el que la amplitud de fuentes inspiradoras y el desfile de huéspedes (de Iron & Wine a Pieta Brown) no rompen la sensación de estar ante un todo intransferible: ese sonido que emana del hogar desértico de un par de tipos viajados. Ramón Escobar

10 Carmen Linares con Juan Carlos Romero

Raíces y Alas

Salobre

Seriedad, buen gusto y mucho respeto es lo que han puesto la cantaora Carmen Linares y el guitarrista Juan Carlos Romero en su proyecto conjunto de acercar el flamenco a la obra de Juan Ramón Jiménez, un poeta andaluz al que este arte no había prestado atención. En las composiciones, Romero ha puesto algunos estilos concretos (alegrías, soleá, martinete...) y también se ha sentido libre para crear otros temas -Álamo Blanco es una belleza- que se hacen flamencos en la voz de Carmen. Ella pone intensidad y emoción para decir unos versos que se escuchan con toda su original profundidad. Fermín Lobatón

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2008