Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El mejor 'techno' para Nochebuena

El norteamericano Troy Pierce ofrece una sesión de música electrónica en Málaga

Troy Pierce se ha convertido en uno de los escuderos electrónicos más importantes del mundo. La mano derecha de Richie Hawtin considerado uno de los protagonistas de la segunda ola del Detroit techno de principios de los años noventa e influyente en el desarrollo del minimal techno- en sus últimas giras, empezó a interesarse por el house y el techno -Richie Hawtin, Jeff Mills, Derrick Carter, D-Wynn, entre sus favoritos- desde el medio oeste norteamericano allá en la remota Indiana.

Como se cansó de estar en medio de ninguna parte se decidió a ir a probar suerte a Nueva York, pero pronto se cansó de las divas captadas por el soul. En Berlín pasó a convertirse en la puerta de entrada a los sonidos fríos y retorcidos del minimal afilado que se practica en Centroeuropa. "Fue allí donde me decidí por los directos con un espaldarazo muy importante que fue mi actuación en Mutek. Pero más importante que todo eso fue mi amistad con Richie Hawtin, al que he visto pinchar de todas las formas y colores. Su lado más bizarro cuando se ponía a pinchar en horas intempestivas fue lo que me empujó a crear música. Pasé de interesarme por el house que escuchaba en Ohio a sentir una fuerte atracción por el lado más raro del techno", recordaba Pierce en una entrevista.

Una de sus primeras incursiones en el mundo discográfico fue The Geometry E. P., compendio de tracks de techno afilado, que realizó con sus compañeros Magda y Marc Houle en Run Stop Restore. Después se buscó un trabajo como Dj en el afterhours berlinés Beatstreet y poco después estuvo actuando en fiestas concretas en The End. A partir de ahí empezó a pulir su trabajo, que dio a conocer en la sala Volume de Nueva York.

Troy Pierce ameniza esta noche la Navidad en la Sala Vivero junto a un amplio cartel de compañeros de platos, como Agoney Montoro, Álex Rivera, Álvaro Oliva y Paida, en una fiesta de Nochebuena en la que la organización anuncia varias sorpresas.

En la Sala Vivero, a partir de las 22.00. Entrada en taquilla con consumición: 30 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 2008