Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz impone a Dolors Montserrat como portavoz del PP

Alicia Sánchez-Camacho proclamó cuando fue elegida presidenta del Partido Popular de Cataluña, el pasado mes de julio, que las decisiones que iba a tomar demostrarían que, en ningún caso, se la podría tildar de fernandista, es decir, alineada con los hermanos Alberto y Jorge Fernández Díaz. Pero el paso del tiempo ha hecho añicos tal afirmación. Ayer mismo, en un abrir y cerrar de ojos, Sánchez-Camacho destituyó a Carina Mejías como portavoz parlamentaria y nombró en su lugar, con el argumento de la renovación, a una veterana del partido, Dolors Montserrat, que ya ocupó este cargo durante cuatro años en la legislatura de 1996.

Montserrat siempre se ha resguardado bajo el paraguas de los Fernández. Junto a ellos no sólo ha escalado posiciones en el PP, sino que le han servido para mantenerlas. Es de las diputadas más veteranas del Parlament, pues ocupa un escaño desde 1988. En el año 2000 fue elegida presidenta provincial del PP de Barcelona, gracias al auspicio de Jorge y Alberto Fernández Díaz, el primero es diputado en el Congreso y el segundo, cabeza de lista de las municipales en Barcelona. Dejó el cargo en el congreso provincial del pasado mes de noviembre. En ese acto, Sánchez-Camacho anunció que Montserrat desempeñaría mayores responsabilidades en la formación, lo que algunos dirigentes interpretaron como un vaticinio de lo que sucedió ayer: la defenestración de Carina Mejías, una dirigente muy próxima al ex presidente regional del PP, Daniel Sirera.

El nombramiento de Dolors Montserrat como portavoz sólo tiene una explicación, según dirigentes del PP consultados ayer por este periódico, el marcaje de cerca de Sirera como presidente del grupo en el Parlamento catalán, con quien Sánchez-Camacho mantiene serias discrepancias.

La designación de Montserrat supone la última maniobra de Alberto Fernández en el PP. La penúltima fue colocar, en el último congreso, a todo su grupo de asesores en la ejecutiva provincial de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de diciembre de 2008