Reportaje:Empresas & sectores

Mondragón apuesta por polígonos en el extranjero

Planea abrir tres parques industriales en India, Rusia y Marruecos

Mondragón lleva ya varios meses apretándose el cinturón para hacer frente a la crisis. La corporación ha puesto en marcha un plan de ahorro y los cooperativistas, que son los dueños, han decidido en algunas empresas, como Fagor Electrodomésticos, quedarse sin la paga extra de navidad para afrontar el parón económico. Las medidas de austeridad tienen como objetivo salir de la crisis más fuertes y hay una estrategia que consideran es esencial para superar el bache: la internacionalización, que es donde van a ir aparar buena parte de los recursos del grupo cooperativo. Mondragón tiene 75 plantas productivas en el extranjero y en dos años quieren pasar como poco a 90. Es la primera firma española en implantaciones industriales. Su estrategia ya no pasa por la puesta en marcha de plantas solitarias sino por impulsar polígonos industriales.

El grupo vende por 4.500 millones en el exterior y quiere llegar a 7.500
Las nuevas instalaciones agruparán a las cooperativas

En agosto pasado Josu Ugarte volvió de París, donde ha pasado los tres últimos años al frente de Brandt, filial de Fagor, para hacerse cargo de la dirección de operaciones internacionales. Está ultimando el plan de internacionalización 2009-2012 que recoge el desarrollo de tres parques industriales, en India, Rusia y Marruecos. El éxito del parque de China ha llevado a la corporación a apostar por este modelo. Su facturación en el extranjero es de 4.600 millones de euros y el objetivo en 2012 es llegar a los 7.500.

Es la cabecera del grupo cooperativo la que va impulsar los proyectos y luego serán las cooperativas de forma individual las que se vayan adhiriendo. El más avanzado es el de India, en Majarastra, donde se está cerrando la compra de 200.000 metros cuadrados. Hay tres cooperativas que ya se han comprometido a instalarse: Kide, que fabrica cámaras frigoríficas, Fagor Industrial, especializada en hostelería, y Danobat, productor de máquina herramienta. Las obras del parque comenzarán, si todo sigue su curso normal, en el mes de abril o en mayo. La idea es que en el polígono puedan instalarse hasta 10 empresas y que cada una disponga de 20.000 metros cuadrados.

La cooperativas que se instalan compran su parcela, el resto lo compra la corporación, que es la que urbaniza y presta los servicios generales en el parque. Las empresas que se quieran instalar adquirirán su parcela a la cabecera del grupo cooperativo a precio de coste. Ugarte no descarta que pueda sumarse alguna empresa ajena al grupo, pero que mantenga un interés estratégico similar. La experiencia les dice que el choque cultural es mucho más fácil de superar si las firmas se implantan en un lugar donde hay intereses comunes y una red de apoyo. El coste del parque ya urbanizado será de unos 19 euros el metro cuadrado.

Ugarte lleva toda su carrera en el grupo Mondragón y gran parte en el extranjero. Ha pasado por Polonia, París, Marruecos y Londres y cree que es clave llevar los productos con escaso valor añadido a otros mercados y que este principio garantizará el empleo en España.

Mondragón está buscando terrenos en Marruecos en la ampliación de la zona franca de Tanger o en Kenitra. Quiere seguir a uno de sus principales clientes, Renault. El precio de la inversión variará mucho en función de la zona, pero, según Ugarte, oscilan entre los tres y 30 euros el metro cuadrado.

En Rusia unos de los objetivos de la implantaión es seguir a un productor de coches, a Volkswagen. Están estudiando terrenos en Kaluga o en San Petesburgo. El precio del terreno que están mirando, asegura Ugarte, que no superará los 12 euros el metro cuadrado. El proyecto que ha puesto en marcha la cabecera de la corporación se está dando a conocer a todas las cooperativas para que evalúen las posibilidades de acudir a nuevos mercados.

Las cooperativas están observando que hay una caída de las marcas intermedias y que los mercados apuestan por el producto de bajo coste, para el que España no es competitivo, o el de gama alta. "No queda más remedio que acompañar al fabricante si se deslocaliza", señala Ugarte. Las cooperativas compran actualmente el 29% en el extranjero y su objetivo es llegar al 45%. Ugarte dice que no hay otro camino hacia la competitividad. "La crisis lleva a que el consumidor demande producto más barato y no va a ser el fabricado en España", puntualiza.

Las cooperativas cuentan con 18 plantas en Asia, 14 en América, 22 en Europa del Este, 18 en el resto de Europa, 2 en Turquía y 1 en Marruecos.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS