Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección del BNG planea situar conselleiros al frente de las listas

La falta de apoyo orgánico dejará a Ánxela Bugallo fuera de las candidaturas

La labor de los nacionalistas en el Gobierno de la Xunta será una de las palancas sobre las que el BNG tratará de incrementar su peso político en las elecciones del 1 de marzo. La importancia que el Bloque concede al tirón electoral de su primera experiencia en la Xunta es tan grande que la dirección planea situar miembros del Gobierno como cabezas de cartel de las cuatro provincias.

Además de Anxo Quintana, el líder de la organización y candidato a la Presidencia, que será número uno por A Coruña, los mejor situados para encabezar las candidaturas del BNG son el actual conselleiro de Innovación e Industria, Fernando Blanco (Lugo), el titular de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal (Ourense) y la actual responsable de la Consellería de Vivenda, Teresa Táboas (Pontevedra).

Los nacionalistas confían en ganar entre dos y cuatro escaños

Si prosperan estas propuestas, que ya están siendo trasladadas a las asambleas comarcales que dan inicio al complejo proceso de elaboración de candidaturas que rige en el Bloque, los nacionalistas repetirían cabezas de cartel en A Coruña y Lugo. En el caso de Pontevedra, Táboas se haría con el puesto que en 2005 ocupó Carme Adán, en la actualidad secretaria general de Igualdade de la Vicepresidencia, y Suárez Canal ocuparía la plaza que hace tres años y medio defendió Iago Tabarés (PNG).

Una vez que las asambleas voten las propuestas de los militantes, éstas serán discutidas por la Executiva, que puede proponer cambios a los órganos de representación comarcal. De ahí saldrán las listas que se enviarán al Consello Nacional para su aprobación definitiva a mediados de enero (el plazo oficial de presentación de candidaturas ante las Juntas Electorales Provinciales es entre el 21 y el 26 de enero).

Fuentes nacionalistas dan por hecho que las asambleas respaldarán la continuidad de la mayoría de los actuales diputados y de los miembros del Gobierno, a excepción de la titular de Cultura, Ánxela Bugallo. La gestión de la conselleira ha sido contestada por una parte significativa de la organización, especialmente en relación con la creación de la fundación privada que se hará cargo de la Cidade da Cultura. La continuidad de Bugallo, que en las últimas elecciones fue como número dos de Quintana por A Coruña, fue objeto el jueves de un agrio debate en la asamblea comarcal de Santiago, a la que pertenece.

El ex portavoz del BNG en el Congreso y secretario general de la Unión do Povo Galego, Francisco Rodríguez, no estará en las listas a petición propia, aunque algunas fuentes lo sitúan el próximo Gobierno. Tampoco Bieito Lobeira, que se verá obligado a dejar libre su escaño por Pontevedra después de ocho años en el Parlamento (el límite de permanencia en los cargos establecido por la UPG para sus militantes).

El BNG situará en la segunda plaza de A Coruña a una mujer y con toda probabilidad renovará al actual portavoz, Carlos Aymerich, en el tercer puesto. En Ourense los mejor situados para acompañar a Suárez Canal son Tareixa Paz y Tabarés como números dos y tres, respectivamente, de la candidatura.

El Bloque consiguió 13 escaños en 2005 (cinco por A Coruña, cuatro por Pontevedra, dos por Lugo y otros dos por Ourense) lo que le supuso una pérdida de cuatro diputados en comparación con las elecciones de 2001 (uno por circunscripción) El Bloque perdió entonces 35.000 votos a pesar del incremento de la participación y casi cuatro puntos porcentuales de apoyo popular (pasó del 22,6% al 18,7%).

La tendencia a la baja de los nacionalistas gallegos se mantuvo en las elecciones municipales de 2007 pero no en las generales de 2008. Ese cambio de tendencia es el que el BNG quiere impulsar en las autonómicas de 1 de marzo ganando entre dos y cuatro escaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008