Reportaje:

Joyas arqueológicas con billete de vuelta

Alcalá recibe el mejor ajuar de la Hispanic Society

En las vitrinas se exhibe una colección de urnas cinerarias. A la derecha, estatuas romanas.
En las vitrinas se exhibe una colección de urnas cinerarias. A la derecha, estatuas romanas.MUSEO ARQUEOLÓGICO REGIONAL

Alcalá de Henares vuelve a demostrar su capitalidad cultural europea: desde hoy hasta el 19 de abril es anfitriona de la exposición El tesoro arqueológico de la Hispanic Society of America. Consiste en una riquísima serie de ajuares, hasta 400 piezas, que salieron de España hace ahora un siglo y que regresan por primera vez desde la ciudad de Nueva York. Allí fueron reunidas en 1904 y exhibidas cuatro años después por el magnate estadounidense Archer M. Huntington, en una institución por él creada en la avenida Broadway de la isla de Manhattan.

La importancia de los ajuares arqueológicos es tanta que convierte su retorno en un acontecimiento, de cuyo resultado los visitantes de la muestra pueden beneficiarse con esta exposición en el Museo Arqueológico Regional de la plaza de las Bernardas. La muestra, recién llegada por vía aérea desde Nueva York, reúne un conjunto pluriforme de objetos, en soportes metálicos preciosos, cerámicos, marfiles, bronces, huesos o piedra, de alto valor histórico-documental, que brindan una significativa secuencia de la mejor arqueología española, desde la Prehistoria a la Edad Moderna.

Sus colecciones fueron reunidas en Nueva York por un magnate en 1908

Entre sus elementos figura una espléndida colección de vasos campaniformes, emblemas de la arqueología española, procedentes de El Acebuchal de Carmona, en Sevilla, con 4.900 años de antigüedad. Al tesoro celtibérico de Palencia se suman soberbias estelas funerarias islámicas, maqabriya, más una plétora de vestigios que remarcan la presencia romana en España, desde estatuaria noble a enjundiosas epigrafías -Alcalá es sede del Corpus Inscriptionum Latinarum, CIL, un organismo científico vinculado a la universidad cisneriana que dirige Helena Gimeno y que investiga y descifra las inscripciones romanas hallada en la Hispania-. El ajuar romano de la exposición incluye también un conjunto de bellísimos utensilios de vidrio de gran delicadeza y de diseño muy actual, pese a su secular veteranía.

Otra colección más, de marfiles tallados del siglo VII a. de C., da fe de su inspiración fenicia y mantiene abierto el enigma de su llegada a la península ibérica, presumiblemente desde el norte de África, como subraya Constancio del Álamo, burgalés de Espinosa de Cervera y antiguo monje del monasterio de Silos, arqueólogo y conservador del museo de la Hispanic Society de Nueva York desde hace 23 años.

La exposición posee, además de su valor elemental, el historiográfico que le confiere su carácter de conjunto arqueológico. Manuel Bendala, catedrático de la Universidad Autónoma, es el comisario de esta muestra, que ha contado con los expertos Lourdes Prados y Sebastián Celestino.

El retorno de esta colección a España es saludado por Enrique Baquedano, director del Museo Arqueológico Regional, que se mostraba ayer ufano por recibir las piezas. Otro motivo de satisfacción era la cesión por cinco años al museo de 15 sillares, algunos inscritos, de un gran arco romano legado por el Museo Arqueológico Nacional, cuya directora, Rubí Sanz, se hallaba ayer en la inauguración, presidida por Santiago Fisas, consejero de Cultura del Gobierno regional y por el alcalde alcalaíno Bartolomé González.

Según Constancio del Álamo, "muchas de las obras expuestas fueron adquiridas al artista anglo-francés e hispanista George Bonsor por el estadounidense Archer M. Hungtington" (1870-1955), heredero de una gran fortuna. Fue un enamorado de España y dedicó su dote al gran proyecto de su vida: trasladar hasta Audubon Terrace, en Nueva York, los tesoros que aquí había recolectado en sus excavaciones o por adquisición. Allí crearía un museo-biblioteca-centro de investigación, actual exponente de la universalidad de la cultura española.

El tesoro arqueológico de la Hispanic Society of America. Martes a sábado de 11 a 19.00. Domingos de 11 a 15.00. Plaza de las Bernardas s/n.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50