Crónica:EUROLIGA
Crónica
Texto informativo con interpretación

Bullock obra el milagro en Moscú

Si al Madrid de principios de curso, taciturno, capaz de caer y encajar 116 puntos en Vistalegre ante el colista de la ACB, le dicen que ganaría en Moscú, donde el CSKA llevaba invicto desde abril, pensaría en un milagro. Pues el milagro, ayer, se obró. El hacedor fue Bullock, a quien el tic-tac de los segundos finales, más que angustia, le provoca morbo.

Casi inadvertido hasta el final, Sweet Lou liquidó al campeón europeo con dos triples postreros -la mesa estimó después que pisó la línea en uno- que pusieron el marcador 72-80 a un minuto del final. El Madrid ganó, logró el pase al Top-16 y, de paso, se sacudió complejos. Se quitó muchos Tomas, secando a Langdon al final. Y el irregular Mumbrú (3 de 4 en triples).

CSKA MOSCÚ 78 - REAL MADRID 82

CSKA: Zisis (6), Langdon (14), Krhyapa (6), Morris (12) y Savrasenko (10) -equipo inicial-; Holden (12), Lorbek (10), Vorontsevich (0) y Planinic (8).

R. Madrid: López (6), Bullock (13), Hosley (3), Hervelle (7) y Hamilton (0); Reyes (19), Mumbrú (14), Llull (2), Massey (12) y Tomas (6).

Árbitros: Jungebrand, Bachar y Jasevicius. Sin eliminados.

5.000 espectadores en el Universal Hall.

Más información
El Fenerbahçe abusa de un DKV Joventut desconocido

Pero, sobre todo, Plaza. El técnico blanco, discutido por sus continuas rotaciones y por afear al exiliado Lazaros, propuso ayer un encuentro de choque. Incluyó a Hamilton de inicio para frenar a Savrasenko, y a Hervelle sobre Morris. El belga pasó mal el trago. Los lanzamientos del ex macabeo martillearon al Madrid y los rusos abrieron un primer hueco (35-25). Plaza delegó en Massey, que cerró la sangría con siete puntos que acortaron la distancia (44-43) al descanso.

Poco duró la miel. Langdon despertó para desorientar a un Madrid que encajó un 8-0 (53-46). Plaza intentó que Mumbrú y Tomas, más altos que sus defensores, recibieran balones abajo, pero las pérdidas de balón herían el plan. Hasta que dio con la tecla: una zona 2-3 tras canasta que anuló la circulación de balón rusa. De un 67-59 se viajó a un 69-74 (parcial 2-15), a dos minutos del final. El rostro de Messina se heló. El técnico italiano vio cómo Langdon se cortocircuitaba -el MVP de la última Final Four no anotó en el último cuarto-, y asistió a la combustión de un Bullock que, como ante Estudiantes, demostró que el reloj (también el vital, a sus 32 años) juega de su parte.

Otros resultados: Barcelona, 87; Montepaschi Siena, 61. Fenerbahçe, 89; DKV Joventut, 63.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS