_
_
_
_
TIPOS DE INTERÉS

Mejor más préstamos que préstamos más baratos

¿Qué debe haber, préstamos más baratos o más préstamos? Parece que el Gobierno británico no acaba de decidirse.

Después de la enorme bajada de los tipos de interés efectuada recientemente por el Banco de Inglaterra -que sitúa la base del tipo de préstamo en su nivel más bajo en más de medio siglo-, los políticos piden a los bancos que reflejen el recorte más reciente en los préstamos que hagan a sus clientes, en especial a los propietarios de viviendas con hipotecas de tipo variable.

HSBC, Lloyds y Barclays han aceptado. Pero algunos bancos -principalmente el HBOS- no están siguiendo todas las reglas del juego. Y no deberían tener que hacerlo.

El coste de los préstamos no debería confundirse con su disponibilidad. El verdadero problema en Reino Unido no es que los consumidores y las pequeñas empresas no puedan permitirse el endeudamiento. Es que los bancos no quieren prestar. Los bancos de todo el mundo están sometidos a presiones para que consoliden su posición financiera, y la reducción del préstamo puede contribuir a alcanzar ese objetivo. También perciben que las pequeñas empresas en particular son más arriesgadas en el momento álgido de una recesión. Hacer bajar el precio de los préstamos podría aumentar la demanda, pero también haría que probablemente los prestamistas los denegasen.

Y los bancos tampoco tienen el deber obligatorio de prestar barato a sus consumidores sólo por haber recibido fondos estatales. El objetivo de esa inyección de dinero era garantizar que los bancos mantuviesen el nivel de préstamo del año pasado. Pero ésa es la obligación: prestar a los clientes a un precio competitivo, no a cualquier precio.

A no ser que se abran las espitas del crédito, empresas viables se vendrán a pique sólo por falta de crédito. Pero el modo de abrirlas es permitir que los bancos cobren un margen sobre sus préstamos que los compense por los riesgos de prestar en una recesión, y les dé un verdadero incentivo para hacerlo. Eso tal vez sea impopular. Pero ahora que cada residente en Reino Unido es propietario de hecho de acciones bancarias por valor de 690 euros, lo que es bueno para los márgenes de los prestamistas lo es, en cierto sentido, para todos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_