Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN RIDAO (ERC)

"Si los cambios suponen una involución, mejor no intentarlo"

"A Esquerra Republicana le resulta indiferente. Nuestros objetivos políticos exceden la Constitución y la realidad demuestra que todo es posible, incluida la independencia, si una mayoría social lo desea democráticamente. Esquerra ya apostó en su día por federalizar el Estado y la respuesta de la izquierda española fue la amputación del Estatut". Joan Ridao, portavoz de la formación independentista catalana, explica así que, para su partido, si las reformas "implicasen una involución es, mejor no intentarlo".

Para Ridao habrá reformas si llega "el definitivo deshielo en las relaciones PSOE-PP, pero el bloqueo en la renovación del Tribunal Constitucional es un mal augurio. El procedimiento es tan rígido, además, que aconseja esperar al final de la legislatura para hacer coincidir la disolución de las Cortes con la próxima convocatoria electoral. Es un pez que se muerde la cola porque, cuanto más tarde, más se agudizan las diferencias partidistas".

En su opinión, la propuesta del Gobierno tiene un alcance "más que modesto". Explica que "la mayoría de democracias consolidadas han reformado decenas de veces sus constituciones y aquí se pretende petrificar el texto. Y cuando 30 años más tarde se reforma, se omiten cuestiones como la simetría lingüística, los sujetos de la soberanía, los derechos subjetivos, la pena de muerte en tiempo de guerra, el papel de las Fuerzas Armadas como garante de la integridad territorial, el Estado autonómico, el Poder Judicial o el Constitucional". Para Ridao "los estatutos no sólo son la norma institucional básica de las comunidades sino que complementan la Constitución en materia territorial. El sistema de reparto competencial, la participación de las comunidades en órganos estatales o la financiación autonómica es legítimo que se articulen mediante los estatutos y la Constitución. Es incomprensible que haya quien se oponga a ello. Pero sólo si una futura reforma constitucional se adapta a lo ya previsto en los Estatutos reformados será legítima. Por supuesto rechaza el blindaje de competencias del Estado, porque supondría restárselas a las comunidades. "Paradójicamente, la praxis política y legislativa de los últimos años demuestra la brutal fuerza centrípeta del Estado. Son los estatutos los que se han blindado ante el Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2008