Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez Canal celebra "eliminar 35 chiringuitos de una tacada"

Con los votos en contra del PP, el Parlamento gallego aprobó ayer la reforma de la ley que disuelve la Sociedade de Desenvolvemento Comarcal (Sodeco) y suprime de hecho la participación de la Xunta en las 34 fundaciones comarcales creadas por el anterior Ejecutivo del PP. Según explicó el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, la sesión de ayer sirvió para dar "categoría legal a la realidad" porque, según subrayó, desde 1996 estos organismos no tenían ningún cometido.

Eso llevó al conselleiro a proclamar que la medida "acaba de una tacada con 35 chiringuitos". A continuación, Suárez Canal explicó lo que él entiende por "chiringuitos o administraciones paralelas: entidades afuncionales, inútiles, que no cumplen ninguna función". Y al final de su discurso, reiteró su "satisfacción plena" por acabar de una tanda con 35. La Xunta se compromete a recolocar a su personal en la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader) y el Banco de Terras (Bantegal). Todos menos los gerentes, con sueldos más elevados, que ayer se manifestaban a las puertas del Pazo do Hórreo.

En el debate del texto, sólo el PP, por boca de su diputado, Antonio Rodríguez Miranda reivindicó la continuidad de estos entes, si bien tampoco acertó a defender su eficiencia. Reclamó modificaciones para mejorar su operatividad y, en último caso, que funcionasen como delegaciones de la Xunta, allí donde hicieran falta. Como su recomendación no fue tenida en cuenta, acusó al bipartito de "actuar desde el sectarismo" y de "destruir empleo en un momento de crisis".

Una lectura radicalmente opuesta a la que hicieron los grupos que sustentan al bipartito. La parlamentaria socialista Marisol Soneira aseguró que nadie había notado que esas oficinas llevan más de dos meses cerradas. Y preguntó al diputado popular qué criterios siguió el anterior Gobierno de Fraga para ubicar las oficinas y por qué si eran necesarias se olvidó de una veintena de comarcas.

La diputada nacionalista Tereixa Paz aplaudió la decisión de Medio Rural y recordó que la consellería sólo sale del patronato de las fundaciones, que podrán seguir funcionando con las aportaciones del resto de patrones y animó al PP a que sus alcaldes sigan financiando estos entes. Paz recordó además que la Xunta se ha comprometido a aportar fondos, pero sólo para aquellas entidades que presenten proyectos concretos que sean viables. El PP prometió que derogará la ley cuando vuelva a gobernar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 2008