Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos hombres disparan a otro que acababa de sacar dinero en el banco

Los atracadores siguieron a la víctima hasta su casa y le hirieron gravemente

Un vecino del distrito de Chamartín, Antonio M. C., de 62 años, se encuentra en estado muy grave tras haber recibido un disparo de escopeta en el vientre. La víctima acababa de salir del banco y sus dos atacantes le siguieron hasta su domicilio, donde se colaron y le intentaron arrebatar el dinero que llevaba. El herido fue intervenido de urgencia en el hospital Gregorio Marañón.

El suceso se produjo alrededor de las dos y media de la tarde en el tercer piso del número 11 de la calle de Alustante (barrio de Prosperidad), cuando Antonio M. entraba en su casa. "De repente hemos oído un golpe muy seco, como de una explosión. Yo creía que habían chocado dos vehículos en la calle, por lo que he salido a ver qué pasaba", explicó el cocinero del restaurante Rías Bajas, el peruano Simeón Mayorga.

En ese momento salió a la terraza de la vivienda la esposa de la víctima, que empezó a chillar y a pedir auxilio. "¡Llamen a la policía! ¡Han disparado a mi marido!", no paraba de gritar la mujer. Los vecinos y los pocos viandantes que iban por la zona llamaron al teléfono de Emergencias 112.

A los pocos segundos, salieron los dos atacantes. Eran personas delgadas que llevaban el rostro cubierto con capuchas. "Uno medía un metro ochenta y era muy delgado. Salió andando, pero al poco empezó a correr. No caminaba bien, parecía que cojeaba. Iba vestido con un pantalón vaquero muy gastado, un chaleco gris y zapatillas de deporte", añadió el cocinero. El otro siguió hacia arriba por la calle de Alustante. Pasó inadvertido, ya que la gente de alrededor prestaba atención a la esposa de la víctima. "La mujer pegaba unos gritos tan fuertes y se la veía tan desesperada que creíamos que se iba a tirar", añadió Consuelo, una trabajadora del restaurante.

Cuando llegaron los sanitarios de una UVI móvil del Samur-Protección Civil la víctima estaba consciente y orientada, según un portavoz de Emergencias Madrid. Pese a su estado, pudo comentar a los facultativos que le habían seguido dos hombres y que le habían quitado el dinero. Esta versión contrasta con la ofrecida por la policía, que afirmó que los ladrones no se apoderaron del dinero.

Algunos vecinos aseguraron que el herido es subastero (compra pisos en subastas) y que, posiblemente, los ladrones le siguieron para intentar quitarle el dinero que llevaba. La policía no descarta otras hipótesis.

La víctima presentaba una herida de gran tamaño justo debajo del ombligo. Su tamaño hace pensar que fue causada por una escopeta de cartuchos disparada a quemarropa o a corta distancia. Sólo tenía orificio de entrada. Tras ser estabilizado, el herido fue trasladado al hospital, donde fue operado de urgencia.

La mujer tuvo que ser atendida de una crisis nerviosa por los psicólogos del Samur. Alrededor de las cinco y media de la tarde fue trasladada en una ambulancia al Gregorio Marañón. Una nube de cámaras la esperaba en la calle. Iba acompañada por policías de paisano y por trabajadores del Samur.

Los agentes del Grupo VI de Homicidios se han hecho cargo de las investigaciones, dada la gravedad de las lesiones que sufre la víctima. La policía hizo una batida por toda la zona para intentar localizar a los atacantes, pero no dio resultado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 2008