"Sólo ha cambiado el resultado"

La barriga de Heitinga derribó ayer 26 minutos de tedio. Javier Aguirre parecía haber predicado en el desierto esta semana pidiendo un triunfo sobre el Deportivo viendo la pasividad del equipo en los primeros lances. La grada pitaba, escocida tras los empates ante Osasuna y el Orihuela. "Silbaban porque el Atlético es un grande. ¡Lo hacían con el 4-0!", dijo el técnico.

Pero los silbidos cesaron con el gol del holandés. "La parroquia estará contenta", proclamó Aguirre. Lo estaba por los goles, pero también por disfrutar de Agüero y Forlán, una pareja que resguardó su técnico en los últimos partidos. "No son superhombres, deben descansar", se defendió el mexicano; "y tampoco puede haber un equipo A y otro B; algunos perderían la ilusión". El centrocampista Maxi abundó en el asunto: "Dos futbolistas no te aseguran ganar encuentros".

Más información
Con los buenos es más fácil

Para defender sus descansos, Aguirre recordó que lleva ocho partidos invicto. "En Pamplona también tuvimos ocasiones; hoy sólo cambió el resultado". Forlán, bigoleador, fue más allá. "Es normal que la prensa hable para sacar noticias", dijo. Quien se fue desconsolado fue Lotina, el técnico deportivista: "El Atlético fue más intenso. Pecamos de blandos. Soy el responsable".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS