_
_
_
_
Reportaje:

Presidentes por 45 euros... y un 'clic'

El Galáctico Pegaso estrena la 'ciberdemocracia' en el fútbol español

"¡Qué, Cama! ¿Has hackeado el ordenador para poder jugar hoy?", le preguntan los rivales a Jesús Camacho. El capitán del Galáctico Pegaso, de 32 años, está acostumbrado a la bromita, pero nunca le molesta. "En el fútbol madrileño nos conocemos todos", dice.

El Galáctico, de la Tercera División -heredero del histórico Pegaso, creado en 1962 por la empresa camionera-, ha estrenado esta temporada la ciberdemocracia en el fútbol español. Una idea nacida el año pasado en Inglaterra, donde 25.000 internautas pagaron 500.000 euros para adquirir el Ebbsfleet, de la 5ª Division. "Vimos un medio para crecer en notoriedad y en recursos", afirma Jesús Manuel Palencia, director técnico del club de Tres Cantos.

"Ahora debemos convencer al míster ¡y a 450 personas!", dice un jugador
Más información
Un club de fútbol (real) dirigido desde Internet

En el Galáctico ya son 450 los internautas que, previo pago de 45 euros al año, puntúan al entrenador, aprueban fichajes, venden jugadores ó escogen el merchandising. "Y no son sólo socios españoles. También argentinos, mexicanos, italianos...", enumera Palencia. "Al principio resulta extraño", dice Andrés Casas, de 35 años, que se hizo socio del Pegaso en 1982, y que ahora ha ayudado con su voto a recuperar la histórica camiseta arlequinada del equipo. "Era el modelo más caro de los que propusimos, ¡pero los internautas mandan!", se resigna Palencia, que sólo veta "propuestas descabelladas".

El proyecto del Galáctico, sin embargo, sufrió un duro revés antes del verano. El empresario italiano Giorgio Frantini, que iba a comprar el 70% del club para lanzar la idea, abandonó a la familia Palencia, los dueños del equipo tricantino, cuando supo que apenas se habían adherido 7.000 personas a la web, y sólo 300 habían pagado la cuota.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los jugadores, mientras, contemplan las primeras novedades. "Ahora no sólo debemos convencer al entrenador, sino también a 450 desconocidos", apunta Camacho, que como muchos jugadores del equipo también es socio-internauta; "aunque es más objetivo. Así es difícil que alguien no juegue por no congeniar con el míster". El entrenador, José María Rodríguez May, no considera que su papel haya cambiado. "Nadie me ha pedido explicaciones por no jugar aunque fuese muy votado en la web", explica el técnico, que puede cambiar la alineación votada. "Yo decido el once. Es mi tarea. Si no puedo, que venga otro".

El técnico explica los motivos de sus cambios en un vídeo cada lunes. Y más le vale convencer a los socios, porque si le suspenden cuatro jornadas seguidas, se abriría una votación para despedirle. "A los técnicos siempre se nos juzga por los resultados", afirma May. El preparador coincide en su opinión con Piñas, el fichaje más aprobado con un 97,2% de los votos. "¡Que pierda Schuster cuatro partidos, a ver cuánto dura!", dice. "Al final, esto de Internet sólo ha cambiado los pañuelos blancos... por un voto electrónico".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_