Entrevista:ELENA BASTIDAS | Presidenta de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias

"La situación financiera de los Ayuntamientos es dramática"

Elena Bastidas (Alzira, 1969) es alcaldesa de su ciudad desde 2003 y preside la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) desde hace un año. Abogada, aficionada al teatro y apasionada de la política, Bastidas lidera un municipalismo valenciano que presta un sinfín de competencias que no corresponden a los Ayuntamientos y que representan, de media, el 27% del presupuesto de las corporaciones. Y ello, sin contar con el gasto extra que representa, en muchos casos, el reciente fenómeno de la inmigración. Se muestra reivindicativa hacia el Gobierno socialista, pero tampoco desvía la mirada cuando se trata de la Generalitat.

Pregunta: ¿Cuál es la situación financiera de los Ayuntamientos?

"La Ley de Régimen Local Valenciana podría aprobarse a primeros de 2009"
"Lo de 'papá Generalitat' no me gusta. Como está, está bien"

Respuesta: Es preocupante. No sólo por las competencias impropias que asumimos, sino por la crisis económica y la falta de financiación adecuada por parte de las otras Administraciones. La situación de los Ayuntamientos valencianos es verdaderamente dramática.

P. Pero ahora está en marcha una comisión bilateral entre la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio de Economía para negociar en paralelo una mejora de la financiación local y de la autonómica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Yo creo que la financiación local no ha de ir en paralelo a la autonómica, sino que ha de estar vinculada a la autonómica.

P. ¿Qué mínimos debería incluir la reforma de la financiación local para permitir un marco estable de funcionamiento?

R. La promesa que hizo Solbes de que iba a incrementar un 6,3% la partida a entes locales no es cierta, sino que además las transferencias son un 2% menores. Creo que la financiación autonómica tiene que ser equiparable a la local.

P. ¿Cómo?

R. Se tiene que crear un Consejo Local de Política Fiscal y Financiera para que los Ayuntamientos tengan voz propia y se puedan abordar las nuevas situaciones, y se tiene que modificar la ley de Estabilidad Presupuestaria. Es incomprensible que la Administración del Estado y las autonomías puedan tener déficit y nosotros no. Déjenme que pueda ir a déficit para inversiones productivas.

P. ¿Y también mayor capacidad normativa en materia fiscal?

R. También, y aunque yo creo que no es el momento para crear nuevos impuestos, los Ayuntamientos que lo quieran hacer, que tengan la posibilidad de hacerlo. Además, se tendría que crear un fondo de nivelación para los Ayuntamientos de menos de 75.000 habitantes, como tienen los de menos de 20.000.

P. La Federación Valenciana de Municipios y Provincias, que usted preside, negocia simultáneamente un marco de financiación con la Generalitat. ¿En qué punto están las conversaciones?

R. Estamos trabajando en un borrador de ley de Régimen Local Valenciano que podría estar en la primera quincena de diciembre para ser aprobado a primeros del año próximo.

P. ¿Incluirá una carta de competencias y su correspondiente financiación?

R. Exactamente, aunque por ahora no me aventuro a explicar su contenido.

P. Se queja de la falta de financiación del Gobierno, pero los presupuestos de la Generalitat para 2009 rebajan la partida destinada a la Administración local.

R. Ha habido un incremento del 1%, que se ajusta a las previsiones de crecimiento que nos da el Gobierno. Lo que sucede es que las partidas están muy repartidas.

P. Ayuntamientos y Gobierno ponen impuestos a los ciudadanos, mientras las autonomías presumen de reducir la presión fiscal. ¿No cree que ha llegado el momento de que la Generalitat dé la cara?

R. No creo que sea el momento de poner nuevas medidas impositivas, ahora que estamos desarrollando planes de austeridad. Se tendrán que explorar nuevas vías de financiación y dar cobertura para que se pueda hacer, aunque ahora no es el momento de hacerlo.

P. Ahora que están hablando de definir competencias y financiación con la Generalitat ¿no sería el momento de revisar el papel de las Diputaciones?

R. Creo que las Diputaciones tienen un papel muy importante en los municipios de menor tamaño. Servicios que sería imposible prestar en municipios de menos de 10.000 habitantes se pueden mancomunar con otros Ayuntamientos gracias a las Diputaciones. Creo que tienen que jugar un papel muy importante en los Ayuntamientos pequeños en esta situación de crisis.

P. ¿No cree que hay una inflación de estructuras?

R. Es el momento de delimitar expresa y claramente las competencias de cada una de las Administraciones. Al final, cuando te viene un vecino al Ayuntamiento, a veces no sabes si derivarlo a la mancomunidad, a la Diputación, a la Generalitat, a la Delegación del Gobierno, o al ministerio. Es el momento de que la ley de Régimen Local Valenciano delimite claramente y de manera definitiva las competencias de cada uno para evitar duplicidades y un mayor coste económico.

P. ¿Cómo van a superar la caída de ingresos por la construcción?

R. Cada Ayuntamiento está haciendo lo que puede. Algunos han optado por crear nuevas formas impositivas. La inmensa mayoría está recuperando la tasa de basura, que estaba casi erradicada, para financiar los servicios que prestan, propios o impropios. Otros Ayuntamientos no queremos y estamos con medidas de austeridad. Antes teníamos cierto desahogo para financiar inversiones a cargo del presupuesto, ahora vamos a ir todos a deuda.

P. ¿Considera que la supresión del Impuesto de Actividades Económicas fue buena idea?

R. Sí, y creo que ahora que hay una importante inyección económica del Gobierno a los bancos, los beneficios deben llegar a las pequeñas y medianas empresas de los pueblos, que son las que mueven la economía.

P. ¿Le preocupan los desmanes urbanísticos que se han producido en estos años?

R. El urbanismo se ha vivido con mucha alegría. Y ha sido una fuente de financiación y de riqueza muy importante. En algunos casos también ha sido utilizado el urbanismo de una manera repugnante. Quizá no hemos sabido medir las consecuencias.

P. ¿Defendería una tutela más estricta de la Generalitat?

R. Creo que la que hay es suficiente. Si hubiera más intervencionismo se estaría vulnerando el principio de autonomía local, consagrado en la Constitución. Y yo, lógicamente, tengo que defender la autonomía local por encima de cualquier otra cosa. No es justo que todos estemos bajo sospecha por cuatro alcaldes corruptos que hay en España. Los alcaldes trabajamos de forma desinteresada por nuestro pueblo y casos puntuales no pueden cuestionar el trabajo. Lo de papá Generalitat no me gusta. Como está, está bien; no más.

P. Pero en algunos municipios se han cometido auténticas aberraciones urbanísticas.

R. La ciudadanía tiene que poder optar por una fórmula política u otra para gestionar el Ayuntamiento. Lo que me parece una estafa y un fraude al ciudadano es que se diga que el modelo de crecimiento será uno y luego se presenten otra clase de proyectos urbanísticos. Cada uno puede hacer para su pueblo aquello a lo que se ha comprometido públicamente con sus vecinos. A partir de ahí, los vecinos deciden qué modelo de crecimiento y qué modelo de ciudad quieren para ellos. Ahí no podemos inmiscuirnos, no debemos.

Elena Bastidas, presidenta de la FVMP.
Elena Bastidas, presidenta de la FVMP.CARLES FRANCESC

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS