Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU asume salir sin líder de una asamblea crucial

La división en el cónclave que arranca hoy complica la sucesión de Llamazares

"No sería ningún drama que de esta asamblea no saliera un coordinador". "Puede salir una dirección con una cabeza, dos, tres o cinco, o sin cabeza". "Lo importante es lograr un buen acuerdo y dar respuestas a los trabajadores y trabajadoras ante la crisis". Son palabras de los tres representantes de IU, uno por cada sensibilidad interna, que ayer comparecieron ante los periodistas para explicar cómo se desarrollará hoy y mañana la IX Asamblea Federal, crucial tras la catástrofe electoral de marzo. Los tres dejaron claro que, aunque se suponía que del cónclave saldría el sustituto de Gaspar Llamazares, no tiene por qué suceder así. Y es que las negociaciones de todos con todos estaban anoche encalladas.

"Esta asamblea es soberana y los delegados decidirán", subrayó Adolfo Barrena, coordinador en Aragón y miembro de la Nacional-II (el grupo minoritario que tiene la llave de cualquier pacto). "Es verdad que nosotros [las familias de IU] estamos teniendo contactos previos estos días para facilitar el acuerdo, pero la asamblea es la que decide. Y puede decidir no elegir coordinador. Se verá cuando votemos el reglamento", añadió. Ginés Fernández -de la dirección del PCE- y Tania Sánchez -concejal en Rivas, localidad madrileña que acogerá el cónclave y cuyo alcalde es del sector próximo a Llamazares- coincidieron en esa tesis: "En IU no se cocinan previamente las asambleas, como hacen PP o PSOE", dijo Fernández.

Según sostuvieron, no se puede llamar "cocina" a esos "contactos previos" que ayer continuaban -y proseguirán todo el día de hoy- para llegar con un acuerdo de mínimos a la votación de candidaturas el domingo. El pacto sobre la línea política está muy avanzado, y también se asume que la dirección será compartida. Pero el reparto de cargos está en el aire. A la asamblea llegan cuatro listas, encabezadas por Inés Sabanés (llamazaristas), Cayo Lara (PCE), Joan Josep Nuet (N-II) y Juan Manuel Sánchez Gordillo (corriente CUT). En principio, la mayoritaria es la del PCE, pero por sí sola no puede hacerse con la coordinación general.

El mecanismo de elección del líder de IU es complicado. Los 800 delegados que integran la asamblea eligen a la mitad del máximo órgano de dirección, el consejo político, y es éste (constituido a medias: un centenar de personas) el que designa al coordinador en la última jornada (esto es lo que, por primera vez, podría no ocurrir). Un mes después, el consejo se completa con representantes de las federaciones y confirma, o no, al coordinador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de noviembre de 2008