Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un rayo deja sin luz a un millón de personas en Baleares

Mallorca y Menorca se quedaron hora y media sin suministro

Los habitantes de las islas de Mallorca y Menorca vivieron ayer una situación propia del siglo XIX: sin energía eléctrica. Por una avería, al parecer causada por un rayo en una central que desconectó toda la red, pararon los ascensores, los semáforos, los trenes, los móviles, las cafeteras... Las casas quedaron a oscuras, se desconectaron los ordenadores, se apagaron las neveras y muchas cocinas no funcionaron. Los televisores quedaron en negro y las radios no pudieron emitir con normalidad. Un millón de personas -574.000 clientes conectados a una sola compañía eléctrica, Gesa-Endesa- quedó atrapado bajo un cero del sistema, el código interno del apagón total.

El colapso fue absoluto en una red de generación y distribución de energía cerrada, porque en Baleares existe un régimen de monopolio a la espera de que culmine el tendido submarino del cable y el gasoducto que conectará con la Península. El apagón comenzó a las 12. Afectó durante una hora y media a todos los usuarios. La red de Menorca está interconectada a la central mallorquina y para superar el corte se activaron centrales menores alternativas en las dos islas. Menorca se recuperó a las dos de la tarde, al tiempo que una parte de Palma.

Ya era de noche a las siete, cuando los últimos perjudicados, los habitantes de unas 50.000 casas y lugares de trabajo, el 10% de los damnificados iniciales, recuperaron la normalidad. El Gobierno de Baleares anunció la apertura de un expediente informativo y creará un grupo de trabajo para evaluar las causas de la avería y los perjuicios causados a comercios y empresas.

Gesa-Endesa, que conectó dispositivos automáticos de información, recibió más de 8.000 llamadas de clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008