Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Joventut resucita al Madrid

El equipo de Plaza consigue un triunfo balsámico ante una Penya diezmada

El Real Madrid cogió ayer en el Olímpic de Badalona un poco de brío. Y es que el Madrid remontó una diferencia de hasta 18 puntos y firmó un parcial de 0-20 en los últimos minutos del choque. A la Penya, muy diezmada con las bajas de Ricky Rubio y Mensah-Bonsu y falta de pólvora -Wright tan sólo anotó dos puntos- le fallaron las fuerzas en el tramo final del partido.

El Madrid llegaba a Badalona con la extrema necesidad de sumar una victoria después de su barbecho en los últimos cuatro partidos oficiales. Cara a cara, los dos últimos ayudantes de Aíto García Reneses en los cinco años que estuvo en Badalona. La misma escuela pero con necesidades imperiosas diferentes.

Con el anhelo y carácter que define al Joventut, el conjunto verdinegro salió en tromba al parquet (12-3). Con una defensa electrizante, la Penya aumentaba la ansiedad de un Madrid al que le temblaban las canillas y no paraba de perder balones -perdió un total de 27-. Era tal el desconcierto en el conjunto blanco que incluso permitió un par de palmeos y un mate espectacular del canterano Pere Tomàs, y cerca estuvo Sonseca de culminar una jugada ensayada a ocho décimas de finalizar el segundo acto.

DKV JOVENTUT 68 - REAL MADRID 79

DKV Joventut: Jasaitis (12), Jagla (0), Hernández-Sonseca (8), Laviña (4), Mallet (24) -equipo inicial-; Ribas (2), Wright (2), Bogdanovic (0), Norel (10), Tomás (6).

Real Madrid: Hosley (1), Reyes (11), Massey (10), Llull (2), Raúl López (12) -equipo inicial-; Mumbrú (12), Hervelle (12), Bullock (19), Hamilton (0).

Árbitros: De la Maza, González y Díez. Eliminaron por personales a Jagla.

10.020 espectadores en el Olímpico de Badalona.

En la reanudación, el Joventut no cedió ni un ápice y consiguió su máxima diferencia (53-35). Pero entonces surgió la mejor versión del Madrid, mucho más agresivo en defensa y con Bullock y Reyes más atinados. A falta de tres minutos de finalizar el partido, una canasta de Bullock dio la primera ventaja para el conjunto blanco (68-70). Y el escalofriante parcial final dio vida a un equipo que resucitó en Badalona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 2008