Entrevista:TOMÁS GÓMEZ | Secretario general del Partido Socialista de Madrid

"Los ex alcaldes no tenemos sexo"

Pregunta. ¿Cómo ha sobrevivido a la reunión de esta semana con Esperanza Aguirre?

Respuesta. Con mucho tesón, porque practico mucho deporte.

P. ¿Ensayó antes con José Blanco?

R. No, no tienen nada que ver. Blanco es un amigo y, además, compañero. Con Esperanza tengo buena relación personal, aunque no sé si categoría de amigos o no.

P. ¿Ella intentó seducirle o entre ustedes no ha habido nada?

R. Entre nosotros no ha habido absolutamente nada. Lo puedo garantizar, a pesar de alguna fotografía.

P. Alcalde más votado de España. ¿Cuánto tardará en poder decir lo mismo de la Comunidad?

R. Tres años. Hasta las próximas elecciones.

P. Prometió a sus vecinos que en 2011 estarán más cerca de la Puerta del Sol. ¿Pretende traerse Parla a Cibeles?

R. No. Lo que pretendo es que esté la Puerta del Sol mucho más cerca de todos los territorios. Y no tengo ninguna duda de que será así.

P. Pues el PSOE en Madrid no se come una rosca.

R. El tiempo verbal correcto es el pretérito: no se comía. Ahora va a pasar lo que toca ya: cambio de ciclo, proyecto nuevo, nuevas ideas, ambición e innovación.

P. ¿Por qué cree que un prócer del socialismo de la República dijo que lo mejor que podía hacerse con la luego FSM era dinamitarla?

R. No tengo ni idea. De todas formas, menos mal que no la dinamitó. Si no, hoy difícilmente habría alternativas a Esperanza Aguirre. Y no comparto la apreciación. Estoy muy orgulloso de esta federación, que es la gran desconocida del partido socialista.

P. No será por falta de trifulcas.

R. La gran desconocida porque lo que se conoce de ella no es la realidad. La formación política de Madrid es primera división.

P. ¿Por qué se ha cepillado al simanquismo?

R. Yo no me he cepillado a nadie del simanquismo, entre otras cosas porque creo que nunca ha existido. El mismo Simancas lo ha dicho.

P. Cuando levantó las alfombras al llegar, ¿a qué olía?

R. A nuevo, porque esta casa tiene poco tiempo. Y yo me he ocupado mucho más de mirar al futuro que de mirar al pasado.

P. Cuentan que ha dado un revolcón en el partido. ¿Con quién?

R. Yo no doy ningún revolcón [ríe]. ¿Sabe una cosa? Los alcaldes, los ex alcaldes y los ángeles no tenemos sexo.

P. Pues ustedes se lo pierden.

R. O eso que ganamos.

P. Muy original lo de llamar a su gestión Nuevo Socialismo. ¿Le costó mucho bautizarlo?

R. Las cosas, cuanto más sencillas y más directas son más fiel reflejo de la realidad.

P. ¿Es usted el nuevo ZP o sólo su profeta?

R. No, ZP solamente hay uno. Yo soy el Gómez de Madrid. Y no creo en los profetas.

P. Le apoya en el PSM un grupo llamado Samarkanda. ¿También le creen patrimonio de la humanidad?

R. A mí en el partido no me apoya ningún grupo, me apoyan los militantes. Entre otras cosas, porque ya no hay grupos.

P. ¿Y de patrimonio de la humanidad cómo anda?

R. De patrimonio de la humanidad, bien [ríe].

P. Nació en Holanda. Se fumaría de todo antes que nadie.

R. Fue una consecuencia de la realidad de este país. Mis padres eran emigrantes. Y para fumar, vine muy pequeñito.

P. ¿Se resarció luego?

R. Tampoco.

P. Dicen que cojea de centro.

R. No. Yo soy socialista ante todo e intento liderar un proyecto pensado para la mayoría social de Madrid.

P. La mayoría social que lleva a los niños a la escuela concertada.

R. No. La mayoría social que apuesta por la escuela pública, pero no agrede a la concertada.

P. Para tener sueños eróticos, ¿mejor con Esperanza Aguirre o con Solbes?

R. Prefiero no tener sueños eróticos. En general... Y en particular.

P. Si le operaran y tuviera que elegir enfermera, ¿Leire Pajín, Carme Chacón o Bibiana Aído?

R. Preferiría una enfermera, una profesional. Con la salud no se juega.

P. Creo que era un niño todo matrículas. A ver si se ha quedado así por eso.

R. ¿Cómo me he quedado? Me preocupa mucho su pregunta. Cuando estudiaba, era mi obligación. Hoy, es mi devoción, en mi tiempo libre.

P. ¿Le siguen llamando El Hermético o ahora se tiene que poner más simpático?

R. Bueno, no sé, porque ya no consigo enterarme de cómo me llaman. Antes era más fácil.

P. También le llamaban El Niño. ¿Porque mete muchos goles?

R. Me llamaban El Niño porque era el más jovencito de los alcaldes. De fútbol, ando mal. En política, intento marcar todo lo que puedo. En estos años, sin duda, quiero ser el Pichichi.

P. Creo que imita muy bien a González y a Guerra. ¿Se atreve con Zapatero?

R. No, no. No le he cogido el punto. Todavía [carcajada].

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de noviembre de 2008.