Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Octava jornada de Liga

Contra la estela de Emery

El introvertido Arconada, técnico del Almería, marca diferencias con su predecesor

"Unai ha dejado una herencia grandísima. Es muy difícil conseguir lo que consiguió. Lo que ha hecho es imborrable, aunque ya es hora de no hacer mucho caso a eso", opinan en el Almería, que hoy recupera al argentino Piatti, tras un mes de baja, para enfrentarse al Real Madrid (19.00, PPV). Un buen momento para pasar página. Para que comience la era Arconada.

Desde que a mitad de julio tomase las riendas del Almería, Gonzalo Arconada ha tenido que convivir con la estela de Unai Emery, su predecesor en el cargo y el entrenador que logró ascender a Primera al equipo. Cargar con la estela de ese mito, aprovechando las sinergias pero sin perder un ápice de personalidad, ha sido para el técnico un trabajo tan arduo como lo sería librarse de su propia sombra. Desde el club reconocen que Arconada ha sabido aprovechar la herencia dejada por el actual técnico del Valencia -líder de la Liga-, pero que está un poco saturado de las comparaciones y que poco a poco va imprimiendo su propio estilo.

"Es un hombre muy metódico, que apuesta por el trabajo y por dar confianza a sus jugadores", afirma Alberto Benito, director deportivo del Almería. De una plantilla de 24 jugadores, Arconada ha dado carrete a 22 en las ocho jornadas que se llevan de Liga. Los otros dos -el lateral derecho Michel, y el segundo portero Esteban- debutaron con el equipo el miércoles, en la ida de la Copa ante el Rayo Vallecano.

El donostiarra ya lo había avisado al inicio de temporada: "Hay que darle valor a una plantilla y no pensar que sólo hay un once titular. Conseguir que todos estén enchufados". ¿Cómo? Ahí estriba una de las diferencias entre los dos últimos entrenadores que se han sentado en el banquillo almeriense. "Gonzalo es más introvertido. La relación con los jugadores es más profesional. Él espera que trabajen duro en los entrenamientos y confía en ellos. Unai es más extravertido. Una persona muy abierta que hablaba mucho con los jugadores y al que le gusta leer libros de psicología deportiva", explica un directivo del club.

La fascinación de Emery por la psicología se recoge en el libro Almería-Emery: de la A a la Y, escrito por los periodistas Txabi Ferrero y Joaquín Amérigo. Lo dice el propio Roberto Olabe, ex director deportivo del Almería, en el prólogo: a Emery le encanta escuchar. "Para él es importante el estado personal de los individuos. Le encanta la psicología deportiva y para desarrollar este campo qué mejor que observar y escuchar". Y lo confirma Jordi García, preparador físico del Real Madrid y ex del Almería, que define así el trabajo del vasco: "Hay entrenadores que ganan partidos por la calidad de sus jugadores. En el caso de Unai, yo diría que gana partidos como entrenador. No tiene ningún empacho en modificar el sistema táctico".

El juego de toque y el gusto por el control del balón han presidido la filosofía de Arconada y Emery. Pero existen matices. "Unai es más agresivo en su manera de jugar. Busca que sus equipos estén siempre en campo contrario. Gonzalo es más de posesión de balón y de mantener siempre la posición en el campo", afirma Benito.

Esa mentalidad es la que le valió a Arconada para ascender al Numancia, su anterior equipo, a la máxima categoría. Ahora empieza a dejar su sello en el Almería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2008