Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abandono reina en el entorno del circuito urbano de Valencia

Calles sin señalizar y jardines yermos dos meses después del gran premio

El exclusivo circo de la Fórmula 1 recaló en la ciudad de Valencia con ocasión del Gran Premio de Europa que se celebró el 24 de agosto en un circuito urbano dispuesto precipitamente para la ocasión con una inversión pública de 82 millones de euros.

Dos meses después, la zona urbana afectada por el circuito se encuentra abandonada. El asfalto de la calle de Juan José Dómine sigue sin estar correctamente señalizado, la única división entre los dos sentidos del tráfico son unos bloques plásticos provisionales que no están fijos. Las palmeras trasladadas desde los jardines de la Marina Sur para montar las gradas del público que pagó un mínimo de 300 euros por asistir a las carreras están abandonadas. Muchas se han secado por falta de riego. Los desniveles entre el asfalto del circuito y el terreno son numerosos. El linde entre el circuito y sus alrededores no está claramente delimitado. Las trapas de varias alcantarillas está rotas o fuera de su lugar. Y un largo etcétera que revela un extenso reportaje fotográfico elaborado por los socialistas valencianos.

El diputado autonómico del PSPV José Camarasa apuntó que "en buena lógica correspondería a Valmor, la empresa que gestionó el gran premio, reponer la zona urbana habilitada para el circuito al estado en que se encontraba antes de las carreras, pero la sensación que da es que se ha producido una especie de sálvese quien pueda. Una vez finalizadas las carreras se han desmontado las instalaciones y las gradas lo antes posible y han abandonado a su suerte todos los desperfectos".

El pasado jueves el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana difundía la adjudicación a Valmor el pasado 11 de agosto de un contrato de la Agència Valenciana de Turisme en concepto de promoción de la imagen de la Comunidad Valenciana por un millón de euros por el procedimiento negociado sin publicidad.

"La Generalitat está muy dispuesta a seguir subvencionando las actividades de su corro de amiguetes", comentó Camarasa, "pero nosotros exigimos conocer el detalle de los daños que sufre la zona del circuito, quién debe sufragar su reparación y, en su caso, quién la está sufragando".

Las obras de ajardinamiento de la Marina Sur preparada para acoger la Copa del América se adjudicaron en su día por casi nueve millones de euros.

"Lo más grave es la colusión entre intereses públicos y privados", denunció Camarasa, "se organiza el gran premio de Fórmula 1 a riesgo de todos los valencianos pero a ventura de unos pocos".

Según el diputado socialista, el abandono del circuito, la ausencia de responsabilidades de la empresa que ocupó la zona urbana o la adjudicación a Valmor del contrato de promoción de la Comunidad Valenciana derivan de una forma precipitada de actuar y organizar eventos desde la presidencia de la Generalitat: "Como se improvisa, luego hay que pagar a los que se ocupan de plasmar las ocurrencisa en la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2008