Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo alcalde de Calp permite construir hoteles sin límite de altura

La primera consecuencia urbanística de la moción de censura que este mes le dio la alcaldía de Calp al nacionalista Ximo Tur con el apoyo de PP y el PSD se hizo realidad ayer. Los tres partidos aprobaron en el pleno una modificación del Plan General que elimina cualquier límite de edificabilidad en los hoteles de cuatro y cinco estrellas que vayan a construirse a partir de ahora en esta localidad turística. Para sacar adelante esta medida, Tur se vio obligado a imponer su voto de calidad, ya que el nuevo concejal popular Pedro Jaime, que ayer tomó posesión de su acta, se abstuvo con el argumento de que no conocía toda la documentación. Una prueba de las discrepancias internas que la cuestión suscita en el PP.

Con la modificación, calificada por Tur como un modo de "potenciar los establecimientos hoteleros y no causar perjuicios a los inversores" y por el portavoz del PSPV, Joan Morató, como "una aberración urbanística", a partir de ahora no computará como edificable el suelo destinado a elementos comunes y servicios (o zonas comerciales) de los hoteles, lo que supone liberalizar tanto las alturas como la anchura de los complejos.

Esta medida tendrá una consecuencia directa y permitirá rescatar un proyecto paralizado por el anterior gobierno municipal socialista: la construcción de un hotel de lujo de 50 metros de altura y 17 pisos, que se ubicará en una zona urbanizable del Plan Parcial número 4, en primera línea junto al paraje protegido del humedal de las Salinas. El plan número 4 tiene prevista una cota máxima de altura de 50 metros, que se mantiene, por el momento.La licencia para edificar junto a las Salinas, impulsada por el Grupo Esmeralda y con un total de 640 habitaciones, fue denegada en 2007 por el anterior gobierno del socialista Luis Serna, al entender que incumplía la normativa que precisamente ahora ha sido derogada y que prohibía que las zonas comunes de los hoteles superaran el 20% de la edificabilidad de la parcela donde se construyeran. La mercantil denunció esa decisión ante los juzgados y ahora el nuevo tripartito de Calp ha dado luz verde a los planes de la empresa. Según el PSPV, lo hace vulnerando un dictamen emitido hace diez años por la Consejería de Territorio, que exigió que se limitase la edificabilidad de los hoteles en Calp para aprobar la homologación de su PGOU.

Por ese motivo, el socialista Joan Morató advirtió de que los concejales que votaron ayer a favor de esa medida podrían estar incurriendo en tres delitos: fraude de ley, desviación de poder y prevaricación. Morató aseguró que el PSPV "apoya la construcción de hoteles de lujo en Calp pero no un retorno al urbanismo salvaje del PP reforzado además por Ximo Tur, quien parece haber olvidado su programa electoral".

El debate urbanístico amplificó aún más las divergencias en el Bloc Nacionalista Valencià. La otra concejal nacionalista, Antonia Avargues, que no apoyó el voto de censura que hizo alcalde a su compañero de grupo, se opuso al nuevo hotel, cuyas dimensiones tildó de "aberrantes". "Sobre una parcela de 15.000 metros cuadrados se va a construir una mole de hormigón de más de 40.000 metros cuadrados, lo que equivale a edificar 420 viviendas", añadió.

En cambio, el alcalde dijo que fueron posturas como las mantenidas ayer por el PSPV las que le decidieron a romper su pacto con los socialistas y aliarse con el PP: "Tenemos que apoyar nuevos hoteles para reactivar la economía, no tenerla paralizada 16 meses como hizo el gobierno de Serna". El edil de Urbanismo, el popular José Perles, esgrimió que la modificación "viene avalada por dos catedráticos de gran prestigio" y elogió al Grupo Esmeralda, "que en Calp siempre ha funcionado muy bien".

Por otra parte, ayer, el secretario local del PP de La Vila Joiosa, Jerónimo Lloret, anunció que ha iniciado contactos para presentar una moción de censura contra el alcalde socialista, que gobierna con siete concejales más uno de Iniciativa Independiente, uno del Bloc y uno no adscrito, que se escindió de los independientes. Los populares tienen 10 concejales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2008