Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Antonio Arenas, guitarrista del primer disco de Camarón

Ha muerto, después de varios años de incierta salud, Antonio López Arenas, guitarrista flamenco más conocido como Antonio Arenas. Había nacido en Ceuta el 15 de marzo de 1929, hijo de Francisco López Cacao y Adela Arenas Romero. Apenas adolescente se vino a Madrid, donde en "tres días" se acreditó en el arte del que viviría ya siempre. Conchita Piquer, Manolo Caracol, Manolo el Malagueño y Juan Valderrama fueron las primeras compañías que le dieron cobijo. Después, siempre en Madrid, recorrió prácticamente todos los lugares del flamenco: ventas, tablaos, fiestas particulares en las que era difícil cobrar...

Fue el primero en grabarle a Camarón, en un extraño disco en que estaban también El Chato de la Isla y El Turronero. Tenía Camarón 17 años y no quería grabar, porque sabía solamente cuatro o cinco cantes, pero Arenas le convenció. Después se fueron a Venezuela, donde estuvieron seis meses. Seguidamente regresaron a la capital de España, pues, como decía Arenas, por esos años quien no triunfaba en Madrid no triunfaba en ninguna parte. Recorrió de nuevo todos los tablaos capitalinos, y en el Corral de la Morería estuvo cinco años ininterrumpidamente. Hacia el final de la década de los sesenta cayó gravemente enfermo y le rindieron un gran homenaje en el Circo Price, en el que participaron todas las figuras del toque, el baile y el cante.

Grabó muchísimo, acompañando a mejores o peores cantaores de la época, pero que tenían un nombre en aquel tiempo. Algunos lo siguen teniendo hoy. Sin embargo, su carrera comenzó a decrecer, debiendo complementarla con la docencia de la guitarra en su casa, que mantuvo constantemente. No fue un guitarrista de excepción, pero tenía una gracia en el toque, un saber pulsar las cuerdas con finura y duende, que le hacían ser muy solicitado. Descanse en paz.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS