Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Quieren enterrar la memoria"

La plataforma que defiende la creación de un centro por la paz en la antigua cárcel de Carabanchel cree que la guerra aún no está perdida. Y están dispuestos a dar batalla. Con ese espíritu se manifestaron ayer por la tarde entre 100 y 150 personas frente a la prisión.

Tras una pancarta que abogaba por salvar una parte de la cárcel "para la memoria", los manifestantes acusaron al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de querer "enterrar la memoria de los presos políticos de la cárcel de Carabanchel en la fosa común de la historia".

"Es indignante que, mientras se estaba discutiendo en el Congreso si finalmente se derribaría o no parte de la cárcel, las máquinas ya estuvieran dentro, tomando posiciones", se quejó ayer Julián Rebollo, portavoz de la plataforma en defensa de la cúpula. Pedro Casas, presidente de la asociación de vecinos de Carabanchel, denunció que el derribo se realizará sin tener en cuenta las reivindicaciones de los vecinos. "Sólo se defiende la memoria histórica cuando no hay por medio terrenos con los que especular", apostilló Antonio Abueitah, del colectivo vecinal de Aluche, quien recordó que sobre los terrenos de la cárcel se construirán "pisos y un hospital de apenas 40.000 metros cuadrados, apenas un cuarto del construido en Majadahonda".

Tras unos minutos frente a la puerta principal de la cárcel, los manifestantes marcharon hasta la parte trasera, situada frente al parque de Eugenia de Montijo, en la que están las máquinas encargadas de la demolición. Para ello cortaron uno de los carriles de la avenida de los Poblados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 2008