Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revista 'Saó' homenajea a la editora Rosa Serrano

La premiada destaca su afán por recuperar el valenciano

La escritora, pedagoga y editora Rosa Serrano (Paiporta, 1945) será la figura homenajeada en el contexto de la tradicional fiesta anual que celebra la revista Saó y que tendrá lugar esta noche en el hotel Reina Victoria de Valencia. La fiesta servirá también de reconocimiento a la labor solidaria de la Fundació d'Escoltisme Sant Jordi. Serrano se incorpora así a una significativa nómina de reconocimientos por parte de Saó con figuras de la relevancia histórica y cultural de Joan Fuster, Vicente Enrique y Tarancón, Francesc de Paula Burguera, Vicent Ventura o Matilde Salvador, entre otros.

La cena anual de la publicación reúne al mundo de la cultura y la política

"Creo que me viene grande todo esto, a pesar de las numerosas muestras de afecto que estoy recibiendo", confiesa la premiada, antes de asegurar: "La única cosa que he hecho en esta vida es trabajar por las identidades en las que creo, la de género, y por nuestra identidad cultural y la potencialidad de nuestra lengua, que es extraordinaria".

Además de su trabajo editorial en Tàndem Edicions -del que ella resalta, además del evidente impulso a la narrativa infantil y juvenil, las colecciones dedicadas a la memoria y las obras completas de Enric Valor-, Serrano ha sido presidenta de la Associació d'Editors del País Valencià y miembro del Consell Valencià de Cultura durante la agitada etapa del dictamen sobre la lengua. También ha publicado casi una veintena de títulos entre narrativa juvenil, libros de texto y de divulgación lingüística y literaria.

A la hora de hacer balance, sin embargo, Rosa Serrano resume su trayectoria en la recuperación lingüística. "El peso de los mayores, el recuerdo de mi padre, está muy presente. Yo era castellanohablante, fruto de un ambiente diglósico, y me siento orgullosa de haber recuperado la lengua de mis padres para mis hijos y para mis nietos", dice. Por su parte, el director de Saó, Emili Marín, destaca la gran asistencia prevista a la cena de esta noche, unas 250 personas del mundo de la cultura y la política valenciana, circunstancia que atribuyó al peso y la trayectoria de la premiada. Marín, eso sí, lamenta la ausencia "de los de siempre", en referencia a la derecha valenciana, al tiempo que reivindica los 33 años de existencia de Saó sosteniendo la defensa del "País Valenciano y de una Iglesia progresista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de octubre de 2008