Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones en Canadá dan la victoria a los conservadores

Los conservadores repitieron ayer victoria en Canadá en unas elecciones generales marcadas por la menor participación de la historia, con un 59,1%. Es la tercera vez en cuatro años que los canadienses han sido convocados a las urnas, y pese a crecer el apoyo al Partido Conservador, que ha pasado de 127 a 143 diputados, el primer ministro, Stephen Harper, ha fracasado en su objetivo de alcanzar la mayoría absoluta, de 155 escaños.

Canadá, cuyo sistema financiero ha evitado las grandes quiebras de la economía estadounidense, es la primera potencia occidental convocada a las urnas tras el estallido de la crisis financiera. Pese a ello, una de las primeras decisiones que deberá estudiar el nuevo Gabinete será un plan que aporte liquidez al sistema bancario.

El nuevo Parlamento reproduce la fragmentación que ha sumido al país en la inestabilidad política en los últimos años. Los liberales han sufrido un duro correctivo al bajar de 95 a 76 diputados, el peor resultado desde 1984. Mientras, los independentistas de Quebec han ganado dos escaños, hasta los 50, y los Nuevos Demócratas, progresistas, han crecido de 30 a 37.

Harper ha hecho un llamamiento "para proteger la economía y hacer frente a la crisis internacional", mensaje que ha sido bien acogido por sus rivales. Incluso el independentista Bloque Quebequés se muestra partidario de unir los esfuerzos de todos los partidos para "sostener y estimular la economía", según su líder, Gilles Duceppe.

Los malos resultados de los liberales se deben, según la prensa, a los recelos que su líder, Stéphane Dion, quebequés y convencido antiindependentista, despierta en su propia provincia. Su marcado acento francés también le aleja de los hablantes anglófonos del resto del país. Los conservadores han tenido igualmente unos pobres resultados en Quebec por su controvertida oposición a la financiación pública de la cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008