Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
moda

Un burro catalán para la campaña de Obama

Una de las campañas de publicidad más premiadas de los últimos años es una del banco HSBC, que muestra una misma imagen y dos formas de interpretarla, dependiendo del país y del punto de vista vital. El burro puede ser el animal bobo por antonomasia, el símbolo de la más ancestral y asilvestrada catalanidad, o la imagen del Partido Demócrata. Barack Obama, ya saben, es la promesa de un mundo mejor, o un comunista con amistades peligrosas.

Así, a partir de la coincidencia de iconografía zoológica entre catalanes y demócratas, el artista cubano-neoyorquino afincado en Barcelona, Jorge Rodríguez Gerada, creó unas camisetas para la organización Democrats Abroad, que se dedica a promover el registro para el voto demócrata entre estadounidenses que residen fuera. "Es la primera vez que me alío con los demócratas", dice Gerada. "Siempre fui independiente, pero esta vez pensé que deberías ser tonto si no votas a Obama. Pensé que la analogía entre el burro catalán y el demócrata funcionaba. Hablé con Jaume Sala, el propietario de la imagen del burro catalán que he utilizado. Me cedió los derechos encantado y me recordó que los primeros burros que llegaron a América eran catalanes, así que el burro demócrata tal vez sea descendiente del catalán".

Gerada es uno de los fundadores de la corriente artística conocida como Culture Jamming, un movimiento de difusos límites cuyos principios se estructuran alrededor de la denuncia de la homogeneización de la cultura popular moderna. Cada creador utiliza las armas que crea necesarias para transmitir el mensaje. Las de Gerada acostumbran a ser enormes dibujos a carbón de seres anónimos sobre fachadas de viejos edificios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 2008