Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vizcaya recuperará en 2009 las rebajas del peaje en la A-8

El tramo vizcaíno lleva seis años sin descuentos, que existen en Guipúzcoa

Los usuarios vizcaínos de la A-8 volverán a tener bonificaciones por el uso de la autopista, tras cinco años sin ningún descuento. Desde junio de 2003, cuando la concesión privada de la explotación de la A-8 pasó a las diputaciones de Vizcaya y Guipúzcoa, dejaron de aplicarse descuentos en el tramo vizcaíno, que se han mantenido sin embargo en el guipuzcoano, donde alcanzan hasta el 75% del peaje.

La Diputación se plantea limitar las bonificaciones a los días laborables

El Departamento de Obras Públicas de la Diputación tiene claro ya que se aplicarán rebajas a los conductores empadronados en Vizcaya que más utilizan la A-8. La propuesta, que se pretende presentar antes de fin de año en las Juntas Generales, aún no está definida, aunque la Diputación baraja cambios respecto a las bonificaciones que hubo hasta 2003. Entonces se aplicaban según el número de tránsitos, sin ningún condicionante más. Ahora, según fuentes forales, se quiere establecer los descuentos en días laborables para que se vinculen a motivos laborables y no de ocio. Incluso se baraja que se apliquen en determinadas franjas horarias y se tenga en cuenta la oferta de transporte público.

La intención del Departamento de Obras Públicas es que el nuevo descuento entre en vigor en los primeros meses de 2009. La Diputación lleva desde la pasada primavera estudiando volver a implantar las bonificaciones en la A-8, que se pusieron en marcha por vez primera a principios de 1998, tanto en el tramo vizcaíno como el guipuzcoano. Entonces las reducciones variaban entre el 15% y el 33% a partir de un mínimo de 20 tránsitos al mes. En junio de 2003, la A-8 pasó de la concesionaria Europistas a las diputaciones, que decidieron reducir el peaje a algo menos de la mitad. Guipúzcoa acordó, además, seguir con la política de rebajas, que incluso incrementó. En el tramo guipuzcoano se aplica un 25% de descuento entre el primer y octavo viaje de cada mes, siempre que se realicen más de cinco al mes; un 55% entre el noveno y vigésimo viaje, y un 75% a partir de los 20 tránsitos mensuales. Actualmente, más de 40.000 conductores guipuzcoanos se benefician de las rebajas y la Diputación de Guipúzcoa calcula que están pagando un 20% del canon que abonarían si ahora se mantuviese la concesión privada.

Vizcaya en cambio decidió en 2003 suprimir cualquier bonificación, lo que ha causado durante todo este tiempo agravios comparativos: un guipuzcoano puede pagar cuatro veces menos que un vizcaíno por usar la A-8.

En estos años, la Diputación se ha lanzado a ampliar con un tercer carril el tramo vizcaíno de la autopista, un proyecto que podría explicar la reticencia a introducir los descuentos que se hacen en Guipúzcoa. Pero esta ampliación, cuyo coste global ronda los 165 millones de euros, está ya casi culminada. En 2003, cuando se suprimieron los descuentos, más de 15.000 vizcaínos se beneficiaban de ellos. La mayor parte de los grupos de la oposición -sólo el PSE se ha opuesto- han defendido en estos últimos años la gratuidad de la A-8, al argumentar que ya quedó amortizada con la concesión privada. El gobierno foral ha sostenido que el uso gratuito colapsaría la A-8 y que el canon es un factor regulador. El PSE planteó en abril pasado la recuperación de los descuentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008